Hogarmania.com

Pescados y mariscos

Rape al horno con puerros cocidos


Ingredientes de la receta de rape al horno con puerros cocidos (4 personas)

  • 4 rapes de ración o 2 medianos
  • 12 puerros (finos)
  • 2 huevos
  • 5 dientes de ajo
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre
  • sal
  • guindilla picante
  • pimienta
  • perejil

Elaboración de la receta de rape al horno con puerros cocidos

Limpia los puerros, retirándoles las barbas y la primera capa. Cuécelos (sin trocear) durante 12-14 minutos en una cazuela con abundante agua y una pizca de sal. Retíralos, escurre y colócalos en una fuente. Riégalos con un buen chorro de aceite.

Cuece los huevos durante 10 minutos en una cazuela con agua hirviendo. Pela y pícalos finamente. En el momento de servir, espolvorea sobre los puerros.

Riega la placa de horno con un chorrito de aceite. Salpimienta los rapes y colócalos encima. Ásalos en el horno a 220ºC durante 20 minutos (con el horno precalentado). Retira y salpícalos con unas gotas de vinagre.

Corta la guindilla en rodajas y filetea los dientes de ajo. Dora todo en una sartén con un chorro de aceite. En el último momento añade perejil picado. Riega el pescado y sírvelo. Acompáñalo con los puerros y rocía con el jugo que ha soltado el pescado en la placa de horno. Decora con una rama de perejil y sirve el rape al horno con puerros cocidos.

Consejo

Después de regar el pescado con el refrito, te recomiendo que remuevas la placa del horno para que la salsa ligue un poco.

Información nutricional de la receta de rape al horno con puerros cocidos

El rape

El rape es un pescado blanco rico en proteínas completas necesarias para mantener la masa muscular. Apenas tiene grasa, siendo un pescado que se digiere con facilidad, siempre que lo cocinemos con poca grasa.

Está recomendado para todos y en especial para las personas con sobrepeso, colesterol, triglicéridos y personas con estómago delicado.

Los puerros

Sus compuestos de azufre nos ayudan a prevenir las enfermedades del corazón y del cáncer, además de ser un potente diurético que nos ayuda a eliminar la retención de líquidos.

Su fibra regula los niveles de colesterol y azúcar, nos sacia sin aportar calorías y nos ayuda a prevenir el estreñimiento.

Además, el puerro mejora la digestión aunque puede ocasionar gases. Aporta vitaminas necesarias para la embarazada y el buen desarrollo y crecimiento del niño.

Los huevos

El huevo es de los alimentos más completos junto a la leche: nos aporta proteínas completas desde el punto de vista nutricional y fácilmente asimilables por el organismo, vitaminas, minerales y grasas.

Sus grasas son principalmente insaturadas, es decir, beneficiosas para la salud cardiovascular. También aporta antioxidantes como el selenio, vitamina E y carotenoides, que nos protegen de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

También tiene ácido fólico, interesante para la embarazada y los niños en crecimiento.

En resumen, añadir huevo a los platos es una buena manera de aumentar el valor nutritivo de los mismos, recomendándolo a personas mayores, niños en crecimiento, deportistas y personas con poco apetito.