Herramientas y accesorios

Herramientas para el mantenimiento del jardín II

Herramientas para el mantenimiento del jardín II

Autor:

En Bricomanía jardinería os enseñamos la segunda parte de las Herramientas básicas para el mantenimiento del jardín. En la primera podéis ver el resto.

Os presentamos algunas de las herramientas fundamentales para el mantenimiento y cuidado del jardín

Recordad que estos utensilios no se deben dejar abandonados en el jardín después de usarlos, ni tampoco guardarlos sin limpiar. Hay que quitarles los restos de tierra y secarlos bien. Un buen truco es utilizar un viejo cuchillo de cocina para rascar la tierra pegada a las herramientas.

Rastrillo

Esta herramienta sirve para limpiar y refinar el terreno una vez que terminamos de cavar.

Pala plana o pala de jardinería

Las pala es útil para plantar, transplantar y voltear la tierra. Existen diferentes tipos de palas.

Escoba de jardinero

Después de segar, la escoba de jardinero, resulta muy adecuada para la recogida de hojas y de césped. Sus varillas son planas, metálicas y elásticas.

Azada

Ésta puede que sea una de las herramientas más utilizadas. Nos podemos encontrar con una azadilla, una azada o azadón, en función del tamaño. Con la azada se voltea, se remueve la tierra y se rompe la corteza del suelo. Con la azadilla se puede remover la tierra en torno a plantas de raíz poco profunda y quitarles las malas hierbas.

Mochila de tratamientos o fumigador

Se emplea para aplicar los herbicidas. Suelen tener una capacidad de 5 y 16 litros, y la elección de uno u otro se hará en función del tamaño del jardín. Suelen presentar una boquilla regulable con la que controlaremos la salida del producto. Es recomendable tener dos mochilas de tratamiento y reservar una para los herbicidas, ya que si quedan restos en la mochila, no perjudicaremos a otras plantas.

Plantador de bulbos

Con esta práctica herramienta se pueden plantar bulbos de forma rápida. Además podremos introducirlos a la profundidad deseada en un hoyo con un diámetro de hasta 18 centímetros. La tierra que se extrae queda dentro del plantador y se expulsa ejerciendo presión con el dedo, en la empuñadura.