Poda

Poda y reproducción del incienso

Poda y reproducción del incienso

Autor:

Vamos a realizar una poda y una reproducción del incienso. En concreto, consistirá en un trabajo para la puesta a punto de la planta del incienso para así regenerarla.

Una vez pasado el invierno, vamos a tener que poner a punto el incienso. Como es una planta que puede llegar a tener hasta 2 metros de longitud en sus ramas, lo más seguro es que una vez pasado el invierno, estas ramas estén muy largas.

Por ello, lo primero que deberemos hacer para una puesta a punto del plectranthus coleoides será realizar una poda de la planta. Esta poda deberá hacerse una vez haya pasado el invierno. La poda deberá realizarse sobre toda la ramificación hasta reducir las ramas a la mitad. Es importante no podar los brotes que estén emergiendo en el centro de la planta.

Una vez hayamos realizado la poda, vamos a sacar la planta del tiesto para incorporar un nuevo sustrato y así mejorar la calidad de la tierra para que vuelva a brotar con fuerza. También podremos dividir la mata en varias partes para aprovechar la planta.

Las ramas que podemos, no las vamos a tirar puesto que esta planta tiene mucha facilidad para esquejar. Por ello, esas ramas las utilizaremos para reproducir la planta mediante esquejes. Para ello, bastará con introducir las ramas podadas en el sustrato. Es importante que las ramas que utilicemos tengan como mínimo tres intersecciones.

Deberemos colocar la bandeja con los esquejes en un lugar cálido, a ser posible cerca de una ventana para que tenga luz. En unos 15 días, veremos que las hojas se activarán, y será la señal para saber que podemos trasplantar esos brotes o ramas.