Salud

Pulgas y garrapatas

Pulgas y garrapatas

Autor:

En primavera y verano proliferan las pulgas y garrapatas que atacan a nuestras mascotas, unos parásitos que pueden producirles heridas, además de transmitir infecciones y enfermedades.

Con la llegada del calor la reproducción de pulgas y garrapatas aumenta considerablemente, por lo que hay que extremar las precauciones y tomar medidas para que nuestras mascotas estén libres de sus picaduras, que pueden provocarles anemia, infecciones o transmitirles algunas enfermedades como la ehrlichiosis.

Además, protegeremos también a nuestra familia, ya que estos parásitos son zoonóticos, es decir, afectan tanto a animales como a personas, aunque no es muy habitual que opten por los humanos.

Por todo ello, es muy importante examinar frecuentemente a nuestra mascota con detenimiento pues tanto pulgas como garrapatas pueden pasar desapercibidos con mucha facilidad. Hay que estar siempre atento y revisar habitualmente el pelaje de nuestra mascota en busca de parásitos, aunque el animal no muestre ningún signo. Las zonas más concurridas por las pulgas son el vientre, el nacimiento del rabo y la parte posterior de las orejas.

Las pulgas son muy pequeñas y gracias a sus potentes patas tienen la capacidad de dar grandes saltos, lo cual dificulta su detección a primera vista. En algunos casos la víctima alerta al dueño de su presencia, rascándose continuamente, pero no siempre es así. Antes de comenzar a succionar la sangre del animal, las pulgas esparcen una pequeña cantidad de saliva con propiedades anestésicas. La mayoría de los perros son alérgicos a esta sustancia que les produce picores e irritación, pero los gatos son inmunes, no notan la picadura y generalmente no muestran molestias.

Las garrapatas por su parte son más fáciles de detectar, pues son de mayor tamaño y se mantienen fijas en un lugar, donde succionan la sangre de forma continua. Estos parásitos atacan casi exclusivamente a los cánidos, ya que los gatos las eliminan al limpiarse. Las garrapatas suelen situarse en orejas y axilas.

Medidas para combatir las pulgas y garrapatas

Para prevenir este problema, además de examinar a tu mascota, procura bañarla con un champú especial antipulgas y garrapatas, y aplícale algún producto protector. En el mercado hay una gran variedad: pipetas, sprays, collares, pastillas... Acude al veterinario para informarte acerca del método más adecuado para tu mascota y la forma de aplicarlo.

Si detectas una garrapata, debes intentar separarla de la piel del perro con mucho cuidado, ya que sus dientes estarán firmemente anclados en ella. En estos casos es recomendable aplicar un poco de alcohol sobre la garrapata y removerla un poco antes de arrancarla con suavidad.

Por otro lado, no hay que olvidar que las pulgas y garrapatas pueden extenderse por toda la casa y reproducirse en sitios cálidos como alfombras, mantas, almohadas... Por lo tanto, si notas que tu mascota está afectada por estos parásitos asegúrate de limpiar bien la casa con un desinfectante o insecticida.