Hogarmania.com

Ensaladas y verduras

Receta de Ensalada de sardinas en escabeche


Receta de ensalada de sardinas en escabeche de Karlos Arguiñano, una manera sencilla de comer este pescado azul lleno de vitaminas yminerales buenos para la salud

Ingredientes

  • - Para 4 personas:
  • 12 sardinas (hermosas)
  • 2 patatas
  • 1 lechuga
  • 8 dientes de ajo
  • 100 gr. de germinado de cebolla
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • harina
  • agua
  • vinagre de manzana
  • aceite de virgen extra
  • sal
  • 3 hojas de laurel
  • tomillo
  • romero
  • 1 cucharada de pimentón
  • 15 granos de pimienta blanca

Elaboración de la ensalada de sardinas en escabeche 

Limpia las sardinas, quítales las escamas, las tripas y la cabeza. Sazona, pásalas por harina y fríelas en una sartén con abundante aceite. Retira las sardinas a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Cuela el aceite y resérvalo en un cuenco.

Para hacer el escabeche, coloca en una cazuela el aceite reservado, echa los dientes de ajo pelados y enteros, los granos de pimienta, el laurel, una ramita de romero, una ramita de tomillo, un buen chorro de vinagre y el pimentón. Mezcla bien, añade las sardinas y cuando empiece a hervir, apaga el fuego y deja enfriar. Retira las sardinas a un plato, ábrelas por la mitad y quítales la espina central. Cuela el escabeche y resérvalo en un cuenco.

Cuece las patatas en la olla rápida con agua y sal (al 1) durante 5 minutos a partir de que empiece a salir el vapor.

Deja templar, quítales la piel y córtalas en rodajas. Reserva.

Corta el pan en triángulos y fríelos en una sartén con aceite. Retira el pan a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reserva.

Limpia la lechuga, córtala en juliana y colócala en un cuenco. Añade el germinado de cebolla y mezcla. Aliña con el escabeche(al gusto). Sirve la lechuga en una fuente, coloca encima las rodajas de patatas y sobre cada rodaja un filete de sardina. Salsea las sardinas con escabeche y adorna con el pan frito.

Consejo para conservar las sardinas

Para conservar las sardinas bien frescas hasta el momento de ponerlas en el fuego, sálalas con bastante sal y déjalas en la nevera envueltas con papel de aluminio.