Pastel de mantequilla alemán (Butterkuchen)

Uno de los dulces más famosos en Alemania es este riquísimo pastel de mantequilla que habitualmente lo toman en la merienda. Es un bizcocho tierno y jugoso de una masa parecida al brioche que con el toque personal que yo le he aportado de añadir piel rallada de naranja para mi gusto aún lo hace más delicioso. Aunque habitualmente se hace en un molde bajo cuadrado o rectangular, también quede genial en un molde alto para poder cortarlo por la mitad y rellenarlo con mermelada, crema pastelera, nata o lo que más te guste. La mezcla de la parte de arriba de mantequilla y azúcar con cualquier relleno queda riquísima.
Ingredientes

Ingredientes de la masa del pastel:

  • 450-480 gr. (3 tazas) harina de trigo común o de todo uso (harina 0000) 
  • 2 huevos de tamaño grande (cada uno pesa 65 gr. a 70 gr. con cáscara incluida) 
  • 120 gr. (1/2 taza) mantequilla sin sal derretida 
  • 200 ml. (3/4 taza) leche 
  • 30 gr. (2 cucharadas) azúcar 
  • una pizca de sal 
  • la piel rallada de 1 naranja 
  • 21 gr. de levadura fresca de panadero o 7 gr. levadura seca de panadería 

Ingredientes de la masa de mantequilla y azúcar:

  • 120 gr. (1/2 taza) azúcar 
  • 50 gr. mantequilla sin sal 
  • 8 gr. (1 cucharadita) azúcar vainillado o avainillado 
  • 200 ml. (2/3 taza) nata para montar la crema de leche para batir
Molde redondo desmontable de 23cm x 5 cm de alto 

Papel de hornear en los laterales y el fondo del molde 

Mantequilla para embadurnar el molde

Elaboración
Preparación de la masa del pastel:
1.- En un recipiente amplio vertemos la leche templada (35ºC aproximadamente), añadimos el azúcar y la levadura, mezclamos bien, tapamos el recipiente con un plato y dejamos reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.

2.- Después del tiempo de reposo añadimos los huevos ligeramente batidos, la mantequilla derretida, la sal y la piel rallada de la naranja, mezclamos bien con unas varillas de mano, seguido añadimos en tres veces la harina tamizándola directamente en el recipiente.

Mezclamos con una espátula hasta integrar la harina con el resto de ingredientes antes de añadir la siguiente tanda de harina.

3.- La masa debe de quedar un poco pegajosa pero si notamos que está demasiado pegajosa le podemos añadir un poco más de harina (nunca más de 30 gramos), amasamos con la mano dentro del recipiente durante unos 5 minutos o hasta que se despegue del fondo y los laterales del recipiente y si la cogemos con la mano podamos formar una bola blanda.

4.- Dejamos la masa reposar durante unos 50 a 60 minutos tapada o hasta que doble su volumen, seguido preparamos un molde con papel de horno en el fondo y en el lateral y untado con mantequilla.

Cuando la masa ha fermentado lo suficiente nos untamos las manos con aceite y sacamos la masa del recipiente, ponemos la masa dentro del molde y con las manos aceitadas la estiramos por el fondo dejándola pareja y uniforme, después cubrimos el molde y dejamos fermentar 20 minutos.


Preparación de la masa de mantequilla y azúcar:
5.- En un recipiente amplio ponemos el azúcar, el azúcar vainillado y la mantequilla en pomada, con un tenedor mezclamos hasta que queden todos los ingredientes integrados.


Preparación del pastel:
6.- Cuando ha pasado el tiempo de reposo de la masa hacemos unos agujeros con un palillo grueso de brocheta impregnado en aceite para que no se le pegue la masa, pinchamos por toda la superficie para que quede bien agujereada pero con cuidado de que la masa no se baje.

Seguido ponemos bien repartida por toda la superficie la crema de azúcar en forma de pequeños montoncitos.

7.- Horneamos con el horno precalentado a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo de 20 a 25 minutos o hasta que este doradito, seguido retiramos el pastel del horno y le vertemos por encima la nata a cucharadas.

Después lo llevamos de nuevo al horno y seguimos horneando a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo. Horneamos 10 minutos más.

8.- Una vez horneado el pastel lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla 10 minutos, seguido retiramos el papel del lateral y lo desmoldamos del aro exterior, lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla y listo para disfrutar.

¡Probadlo, os va a encantar!

Ir a la receta original: