Decorar dormitorio

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural

¡Manos a la obra para seguir renovando el ático vacío de estos días!

Nos encontramos con un hueco oscuro y sin luz natural. Par aportar luminosidad, hemos retirado las puertas y cortinas, y añadido puntos de luz modernos en tiras led.

Además, la pared de piedra, aunque al natural también era muy bonita, la hemos pintado de blanco para que aporte más luminosidad.

Para darle un toque de naturaleza perro al mismo tiempo seguir iluminando la estancia, hemos empapelado otra de las paredes con un papel pintado con estampado de árboles.

Siguiendo el estilo rústico de esta vivienda, hemos revestido el suelo con tablas de madera de pino. Y con la misma madera... !hemos hecho un sencillo pero precioso cabecero!

Y para darle un toque bohemio y rural, hemos vestido la cama con una colcha en tonos suaves y con flores. Cojines de algodón, seda y pelo largo... ¡Qué texturas tan agradables!

Y para finalizar, ya sabéis lo muchísimo que nos gustan los muebles vintage y reciclar mobiliario... así que hemos incorporado una cómoda antigua y una butaca roja que hemos comprado en un mercadillo, ¡y listo!

  • Herramientas y materiales
  • Para pintar la pared de piedra:
  • Emulsión fijadora
  • Esmalte acrílico
  • Pistola para pintar
  • Mascarilla
  • Guantes
  • Aspiradora
  • Cepillo
  • Papel protector
  • Cinta de carrocero
  • Para revestir el suelo:
  • Tablas de madera de pino
  • Tirafondos
  • Taladro
  • Sierra de calar
  • Cinta métrica
  • Escuadra
  • Guantes
  • Lápiz
  • Herramientas y materiales
  • Para empapelar:
  • Papel pintado
  • Cola de empapelar
  • Brocha de empapelar
  • Cepillo
  • Cubeta
  • Nivel
  • Lápiz
  • Para crear el cabecero:
  • Tablas de madera de pino
  • Lija
  • Tirafondos
  • Taladro
  • Sierra de calar
  • Escuadra
  • Cinta métrica
  • Lápiz

Transformar buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y ruralAntes
¡Así nos encontramos la estancia! Un ático rural totalmente vacío y sin nada de mobiliario.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 1Paso 1
Después de limpiar la piedra en profundidad: con la aspiradora, un cepillo, una emulsión... hemos protegido las paredes de alrededor y la hemos pintado con pistola.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 2Paso 2
Nos ponemos manos a la obra con el suelo, que vamos a revestir con lamas de pino.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 3Paso 3
Se trata de un suelo de lo más acogedor, que fijaremos con tornillos.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 4Paso 4
Medimos la pared y pintamos con lápiz una vertical, que nos ayudará a saber dónde colocar exactamente el papel de empapelar.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 5Paso 5
En esta ocasión, el fabricante del papel indica que es preferible aplicar el engrudo en la pared.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 6Paso 6
Colocamos el papel teniendo en cuenta que las imágenes coincidan en las juntas. Dejamos un sobrante arriba y abajo para no dejar el papel justo.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 7Paso 7
Para que el papel quede bien adherido, apretamos con una escoba o cepillo. Esto ayudará, también, a que no queden burbujas.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 8Paso 8
Con las mismas lamas del suelo hemos elaborado un bonito y sencillo cabecero.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 9Paso 9
Colocamos la ropa de cama y los cojines combinándolo con el resto de la decoración, en tonos claros con flores y verdes, como la naturaleza.

Transformamos una buhardilla vacía en un dormitorio bohemio y rural - Paso 10Paso 10
Y para finalizar, hemos incorporado mobiliario vintage comprado en un mercadillo, ¡una cómoda amplia y muy útil y una butaca roja de terciopelo!

👉 Reformado por: 1950 euros

¡Listo! Reto conseguido, hemos convertido una estancia abuhardillada bastante complicada en un dormitorio bohemio y rural de lo más acogedor.

Además