Economía

Cómo funcionan las subastas de los inmuebles

Cómo funcionan las subastas de los inmuebles

Las subastas judiciales de inmuebles, habitualmente, tienen su origen en reclamaciones por impago de una hipoteca, embargos derivados de deudas o créditos dinerarios impagados y para extinguir un condominio o practicar la división de la cosa común.

En el año de 2015, a través de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, se modernizó el sistema de subastas, estableciéndose de forma electrónica (online) en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado.

Para poder participar en una subasta es necesario entrar, registrarse en el portal y en la mayoría de los casos, solo se exonera a las partes, es obligatorio hacer un depósito de un 5% del valor de tasación del inmueble.

La tasación puede venir establecida en el préstamo hipotecario o lo puede fijar un perito judicial. Una vez se publica la subasta en el Portal, se establece un plazo de 20 días para poder pujar y poder consultar la evolución de la misma.

Una vez acordada la subasta de un bien inmueble por el Juzgado competente, de inmediato se solicita al Señor Registrador de la Propiedad certificación registral de dominio y cargas.

La certificación expedida por el registrador es uno de los documentos más importantes a consultar por quién quiera participar en una subasta, junto al pliego de condiciones generales y especiales, ya que determinará qué cargas prevalecerán y qué cargas serán eliminadas en el caso de que el inmueble sea adjudicado.

Los requisitos generales para participar en la subasta, sus normas, reglas y el desarrollo y terminación de esta, vendrán determinados por las condiciones generales y particulares aprobadas por el Juzgado, lo no previsto se regulará por lo señalado por la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Desde Legálitas nos indican las ventajas y desventajas en la adquisición de un inmueble subastado.

ventajas y desventajas

Las principales ventajas de una subasta

  • Es una oportunidad de adquirir un inmueble por un precio inferior al de mercado, ya que en ocasiones se adjudica por precios entre el 70% y 50% del valor de tasación.
  • El Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado, permite poder pujar online, sin necesidad de acudir a una sala judicial y además el plazo para poder participar es amplio (20 días).
  • La seguridad y tranquilidad al estar sometido al control e inspección de la justicia.

Las desventajas de una subasta judicial

  • En la mayoría de los casos, no se puede visitar el inmueble y se desconoce su estado de conservación y si está ocupado. El procedimiento judicial para desalojar a los ocupantes sin título justificado, lo debe asumir el adjudicatario y conlleva gastos judiciales (abogado, procurador, etcétera) y tiempo.
  • La posibilidad de que existan deudas que tengamos que asumir, referidas a la comunidad de propietarios o el Impuesto de Bienes Inmuebles.
  • En muchos casos, las inmuebles adjudicados requieren reformas y gastos para su acondicionamiento y correcta habitabilidad.

Si le ha quedado alguna duda al respecto de esta situación, los abogados de Legálitas, por ser lector de Hogarmania, estarán encantados de ofrecerle una consulta gratuita llamando al teléfono 91 558 97 64 o dejándonos sus datos en el siguiente enlace.

Además