Hogarmania.com
Hogarmania.com

Economía

Las mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU


Si has dado el paso y te has decidido a contratar una hipoteca, te informamos sobre cuáles son las mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

Además, te decimos si es el momento perfecto para cambiar tu hipoteca de un tipo variable a un tipo fijo.

¿Pensando en comprar una casa? Cuando hablamos de hipotecas nos sumergimos en un mundo amplio y, en ocasiones, tedioso debido a la gran cantidad de datos y términos económicos que debemos comprender.

Eso sin contar con las dos grandes opciones que nos ofrece un banco a la hora de comprar una vivienda: ¿Hipoteca fija o hipoteca variable? Como la compra de una propiedad supone un gran costo para la economía personal y familiar, es importantísimo saber elegir la que más nos conviene.

Para orientarte un poco en la compra de tu piso, te mostramos cuáles son las mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU. Pero antes vamos a conocer qué implicaciones, riesgos y beneficios conlleva una hipoteca a tipo fijo.

Hipoteca a tipo fijo: Definición y ventajas

¿Sabías que, en la actualidad, más del 60% de las hipotecas que se contratan son a tipo fijo? Las hipotecas fijas, o de tipo fijo, son aquellas en las que se aplica el mismo tipo de interés mientras se paga el préstamo solicitado. Es decir, se trata de un préstamo hipotecario cuyo tipo de interés se mantiene igual durante todo el plazo de devolución.

Es precisamente esta "seguridad" lo que hace que la mayoría de los ciudadanos opten por ellas. "Más del 60% de las hipotecas son a tipo fijo", afirmó María Matos, directora de Estudios y Portavoz de Fotocasa en el podcast Las Cuentas Claras.

Algo que corrobora el INE (Instituto Nacional de Estadística), ya que sus últimos estudios indican que 7 de cada 10 hipotecas son hipotecas fijas.

La seguridad que aportan en el tipo de interés es su mayor ventaja, especialmente en los momentos de crisis y cuando el mercado económico sufre grandes cambios.

Pero, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca fija? Principalmente el tipo de interés mínimo y saber que cuanto más cerca esté del 1%, más ventajas tendrá para ti.

Pero no solo eso, también es necesario tener los ahorros suficientes para cubrir los gatos de estudio y gestión de la hipoteca (al menos un 10% más de tu presupuesto inicial).

Mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU

Las mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU

Para conocer cuáles son las mejores hipotecas a tipo fijo de este año, vemos la lista que ha elaborado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los préstamos hipotecarios más interesantes.

Como bien sabemos, se trata de una entidad independiente con el único objetivo de defender los derechos de los consumidores. En su página web cuenta con comparadores de todo tipo, incluido un comparador de hipotecas.

Según la OCU, estas son las mejores ofertas de hipotecas a tipo fijo para una hipoteca de 120.000 euros a un plazo de 15 años:

1. Hipoteca a tipo fijo de Caja Siete

En concreto, este banco ofrece una hipoteca fija con un interés nominal del 1,40% y una comisión de apertura del 1%. Como requisitos obligatorios para contratar esta hipoteca se requiere: una nómina igual o superior a 2500 euros, la contratación de un seguro de hogar y una tarjeta de crédito (que debe usarse al menos una vez al mes).

Asimismo, se deben domiciliar en la cuenta de pago de los recibos de luz, agua o gas de dos empresas distintas.

2. Hipoteca a tipo fijo de Evo Banco

La hipoteca fija de Evo Banco ofrece un interés nominal al 1,60% y los siguientes requisitos: domiciliar una nómina por un importe mínimo de 600 euros y contratar un seguro de hogar con la entidad.

Con Evo Banco no es necesaria la contratación de un seguro de vida. Cabe resaltar que esta banca también lidera el ranking de "mejores hipotecas fijas" del comparador financiero Helpmycash.

3. Hipoteca a tipo fijo de Banco Santander

Otra de las mejores opciones a la hora de contratar una hipoteca fija según la OCU es la hipoteca a tipo fijo del Banco Santander. Esta hipoteca ofrece un tipo de interés al 1,69% sin comisión de apertura.

Para ello, la banca exige como requisito que se domicilie una nómina de al menos 600 euros, la contratación de una tarjeta de crédito (que debe usarse al menos 6 veces al trimestre) y la contratación de un seguro de hogar.

Las siguientes alternativas que la OCU lanza en su comparador son las hipotecas fijas de Cajamar (1,7% de interés nominal), Kutxabank/Cajasur (1,70% interés nominal) y Tagobank (1,74% de interés nominal).

Ahora que ya conoces las hipotecas a tipo fijo y la seguridad que aportan cuando el mercado inmobiliario y económico se tambalean, surge una pregunta muy habitual: ¿merece la pena cambiar una hipoteca variable al tipo fijo?

Mejores hipotecas a tipo fijo según la OCU

Con una hipoteca fija tienes la seguridad de que pagarás la misma cuota mensual todos los meses hasta la finalización del préstamo.

¿Me conviene cambiar mi hipoteca variable a una hipoteca fija?

Esta duda surge debido a los valores positivos que ha alcanzado el Euribor en los últimos meses (0.013%), según explican los expertos de comparador financiero Helpmycash.

Y es que aquellos que tienen, en la actualidad, una hipoteca variable tiene miedo de que el Banco Central Europeo suba sus tipos de interés para contener la inflación de la eurozona. Esto, como bien sabemos, subiría los tipos de interés de las hipotecas variables.

También es necesario señalar que, si el índice del Euribor continúa aumentando, las cuotas de las hipotecas fijas variables se encarecerán exponencialmente.

Según los analistas de HelpMyCash.com, pasarse del tipo variable al fijo puede ser una buena manera de eliminar ese riesgo si los pronósticos se cumplen.

Pasarse al tipo fijo cuesta poco dinero

Si finalmente quieres cambiar tu hipoteca variable a un tipo fijo, lo ideal es hacerlo mediante una novación o una subrogación de acreedor, dos operaciones que cuestan poco dinero, según los expertos del comparador financiero.

La primera consiste en pactar con el banco para que acepte modificar el interés de la hipoteca, mientras que la segunda consiste en traspasar el préstamo a un banco distinto que esté dispuesto a convertir su tipo variable en fijo.

En ambos casos, el cliente tiene que tasar su vivienda para que el banco (el suyo u otro) conozca su valor. Este trámite cuesta unos 300 euros de media. Además, debe pagar la comisión asociada al paso del tipo variable al fijo. Por ley, su precio puede ser de hasta el 0,15% sobre el importe pendiente de la hipoteca y únicamente puede cobrarse si el cambio se produce durante los primeros tres años de vida del préstamo.

Por ejemplo, si quedan por devolver 100.000 euros, la comisión no puede ser de más de 150 euros. También es posible pasarse al tipo fijo si se contrata una hipoteca fija nueva (con el mismo banco u otro) para liquidar la variable que se tiene vigente. Esta operación, sin embargo, sale más cara: hay que pagar la tasación de la vivienda (300 euros), la comisión por la amortización anticipada del actual préstamo (hasta el 2% sobre su importe pendiente) y los gastos asociados a su cancelación registral (unos 1.000 euros).