Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Economía

¿Para qué sirve cada tipo de crédito rápido?


Existen diferentes tipos de créditos con los que conseguir dinero rápido, te explicamos cuáles son, sus características y para qué finalidades están diseñados

Hoy en día la rapidez es una de las ventajas más comunes que buscan muchos clientes que quieren contratar financiación. Atrás quedaron los días de colas en el banco, miles de papeleos y semanas de espera para obtener un préstamo.

Actualmente, gracias especialmente a los avances de la tecnología en el sector financiero, podemos conseguir desde 50 y hasta 60.000 euros con un proceso de entre 15 minutos y 48 horas. Desde pequeños créditos de financieras privadas y hasta grandes préstamos personales bancarios para financiar proyectos como la compra de un coche.

El comparador financiero HelpMyCash.com nos da las claves de los distintos tipos de créditos rápidos, su letra pequeña y para qué utilizar cada uno.

Tipos de créditos rápidos y sus características

Existen varios tipos de créditos que nos permitirán conseguir dinero rápido. Cada tipo tiene sus propias características que están hechas para servir a una necesidad concreta. Conocer los diferentes tipos y, sobre todo, su letra pequeña nos ayudará a elegir el que mejor cubra nuestras necesidades de financiación.

Minicréditos rápidos

Los préstamos rápidos más comunes son los minicréditos que podremos tener ingresados en nuestra cuenta en 15 minutos. Se trata de pequeños préstamos de entre 50 y 300 euros si somos nuevos clientes o hasta 1.000 euros si ya hemos pedido y reembolsado otro con la misma compañía. Su característica principal es que se deben devolver en un máximo de 30 días, generalmente, y en una única cuota se reembolsa el dinero prestado más los honorarios generados. Estos honorarios son uno de los más elevados del mercado, 1,1% diario de media.

Así, si solicitásemos 300 euros al 1,1% a devolver en 30 días, al cabo de un mes tendríamos que pagar 399 euros de golpe. Estas características hace que solamente se deban utilizar para urgencias puntuales y siempre y cuando estemos seguros de que podremos reembolsar el dinero en 30 días sin problemas si queremos utilizarlos de manera responsable.

Para qué sirve cada crédito rápido

Líneas de crédito

Otro tipo de créditos rápidos conocidos, nos explica HelpMyCash.com, son las líneas de crédito. Se trata de préstamos con los que podremos obtener entre 300 y 5.000 euros a devolver en plazos de entre 6 y 36 meses y con un coste medio del 23% TAE, un poco más elevado que la media de las tarjetas de crédito (18,3%), y con una rapidez de concesión de un máximo de 24 horas para tener el dinero en la cuenta.

Funcionan de manera similar a las tarjetas de crédito, con la ventaja de que no hay que esperar a recibir ningún plástico en casa, y solo pagamos por el dinero que vayamos utilizando. Se pueden utilizar para tener un colchón al que recurrir en caso de necesidad, por ejemplo para pagar una factura. Su peligro radica en que podemos elegir cuotas demasiado bajas, por lo que podemos estar reembolsando el crédito durante muchos años, lo que hará que se generen intereses durante más tiempo y terminemos pagando más.

Los bancos también conceden préstamos rápidos

Para qué sirve cada tipo de préstamo rápido

El tercer tipo de crédito rápido son los préstamos bancarios de toda la vida. Créditos al consumo con los que obtener entre 1.000 y 60.000 euros para financiar grandes proyectos (coches, reformas, estudios…), con un plazo de reembolso de hasta ocho años y un coste medio del 7,78% TAE.

La concesión de este tipo de créditos no suele ser rápida, salvo en algunas entidades puntuales que sí ofrecen préstamos rápidos de importe elevado, aunque son pocas, y en el caso de los préstamos preconcedidos, cuyo ingreso es inmediato ya que el banco ya ha analizado previamente la situación del cliente.

Generalmente el banco analiza nuestro perfil como cliente y, en base a ello, nos preconcede un crédito con una cantidad máxima que, si en algún momento necesitamos, podremos obtener al instante o en un período de tiempo breve.

Como vemos, según nuestras necesidades de financiación, podremos acceder a un tipo u otro de crédito rápido para que se adapte lo máximo posible a nuestras necesidades.