Consejos

9 pasos para enseñar al gato a usar el WC

9 pasos para enseñar al gato a usar el WC

¿Quieres que tu felino utilice el inodoro de forma habitual? ¡Sigue estos pasos y conseguirás que se olvide completamente de su arenero!

Aunque parezca de película, es una realidad que los gatos puedan aprender a usar el inodoro para hacer sus necesidades. Sólo se necesita tiempo y un poco de paciencia. Lo demás, ¡irá rodado!

Gato usando el WC

Es un proceso lento porque tenemos que lograr que nuestro gato coja confianza y no dude en ningún momento. Para ello, es necesario que sigas unas pautas yle entrenes paso a paso sin saltarte ninguno de ellos. No es fácil ni rápido, pero valdrá la pena el tiempo empleado. ¿Te apuntas a enseñarle?

A continuación, te explicamos los 9 pasos que debes seguir para lograr que tu gato use el WC:

1.- Colocar el arenero en el cuarto de baño

Esto es algo que muchos hogares ya tienen de forma habitual. Pero para aquellos que lo tenéis en una terraza o en otra habitación, es conveniente moverlo de sitio para que el gato se vaya adaptando a hacer sus necesidades dentro del baño. Al felino no le supondrá ningún problema y con un par de días ya estará acostumbrado. ¡No olvides que hay que mantener limpio el baño, tanto para nosotros como para ello!

Gato usando el arenero situado en el baño

2.- Aumentar la altura del arenero

Una vez acostumbrado a ir al cuarto de baño, será momento de subir la altura de su caja de arena ya que ésta suele estar a nivel de suelo y el inodoro es más alto. Para ello, puedes empezar poco a poco añadiendo libros o cajas hasta que al final se adapte a saltar la misma altura que tiene el WC.

¡Pero ojo! Debes tener cuidado con su colocación, ya que una mala inestabilidad haría que al saltar el gato se cayera todo y dejara de confiar en su arenero. Para evitar esto en el momento que va cogiendo mayor altura, puedes emplear una silla pequeña de niño y luego una silla normal. Puede que este paso te lleve un poco más de tiempo, pero ten paciencia, ¡tu gato debe estar seguro!

Arenero de gato sobre cajas

3.- Acercar el arenero al inodoro

Cuando ya tenemos al gato acostumbrado a ir al cuarto de baño y hacer sus necesidades a la misma altura que el WC, podremos empezar a acercarlo al inodoro. ¡Pero no bruscamente! Recuerda que es un proceso lento y se tiene que adaptar poco a poco.

Gato dentro del arenero situado en el baño

4.- Reducir la arena del arenero

¡Ya tenemos el arenero al lado del inodoro y a la misma altura! Bien, antes de continuar con otro paso, reduciremos la arena para que se vaya adaptando a la carencia de ella. Puedes emplear tres o cuatro días para que se acostumbre.

5.- Colocar el arenero sobre el inodoro

Nuestro gato ya es capaz de saltar a la altura del inodoro dentro del cuarto de baño y con menos arena de la habitual. Así que, sólo tenemos que añadir el arenero sobre el inodoro ¡con la tapa bajada, eso sí! y esperar varios días más para que el gato conozca dónde tendrá que saltar próximamente.

Arenero sobre el inodoro

6.- Sustituir el arenero por un adaptador de entrenamiento

¡Hora de usar el WC! El gato ya se ha habituado a hacer sus necesidades en el arenero colocado sobre el inodoro, ¿qué te parece si se lo quitamos y le dejamos en el inodoro? ¡Por supuesto! Pero no sin antes usar un adaptador de entrenamiento para el inodoro.

Nuestro gato puede estar acostumbrado a ver menos arena en su caja, pero no está acostumbrado a ver un agujero. Por esa razón, debemos empezar con un adaptador que tape todo el asiento y añadirle un poco de arena para que no se desoriente al subir.

Adaptador de inodoro para entrenar gato

7.- Ir retirando cada capa del adaptador

Una vez se vaya acostumbrando al adaptador, iremos retirando poco a poco cada capa. Podrás ver que, en cada capa, el agujero del asiento será más grande, por lo que nuestro felino se irá familiarizando con el vacío del inodoro. ¡No olvides añadirle siempre un poco de arena en cada capa!

De nuevo, debes tener mucha paciencia porque este paso será más largo. Te puede llevar meses hasta que se acostumbre a la última capa. Pero, la espera valdrá la pena.

Gato sobre el adaptador de inodoro

8.- Quitar completamente el adaptador

Cuando vemos que nuestro gato ya no tiene ningún problema con la última capa del adaptador, será el momento de retirarlo completamente. Aquí, nuestro gato ya no dispondrá de arena, pero estará tan acostumbrado al agujero del inodoro, que no le importará seguir haciendo sus necesidades en el mismo sitio.

9.- Tirar de la cadena y recompensar al gato

¡Lo hemos conseguido! Si habéis seguido los 8 pasos correctamente y con mucha paciencia, llegaréis sin problema a este último punto. Es importante tirar siempre de la cadena cuando nuestro gato acabe de hacer sus necesidades, por un lado, porque él nunca orinará sobre su propia orina, y por otro lado, porque será más higiénico y evitará el fuerte olor de su orina.

Además, es relevante que le demos un premio cada vez que lo use para orinar o defecar ya que lo relacionará con una buena acción y lo repetirá siempre para conseguir su recompensa.

Gato recogiendo su recompensa

Además