Objetos

Cómo engrasar cerraduras y bisagras

Cómo engrasar cerraduras y bisagras

Autor:

Vamos a ver cómo engrasar cerraduras y bisagras para mantener una puerta en perfectas condiciones y aliviar esos molestos ruidos que provoca una puerta vieja.

Todos hemos tenido algún problema con nuestra puerta de casa debido a la falta de mantenimiento, desde una cerradura que abre o cierra mal a una puerta que chirría cada vez que se abre y se cierra con muy poca discreción. Para solucionar estos problemas vamos a ver cómo, de forma sencilla, podemos engrasar cerraduras, bisagras o pernios. 

Para que la llave no se quede atascada vamos a lubricar la cerradura utilizando polvo de grafito, aunque también se puede utilizar aceite de vaselina, y que encontraremos en cualquier ferretería. El polvo de grafito se distribuye en un trapo donde se engrasa la llave, que metemos en la cerradura y damos unas vueltas para que se distribuya bien.

Para engrasar las bisagras o pernios y evitar que chirríe lo primero que tenemos que hacer es elevar un poco la puerta con ayuda de una cuña y un destornillador. Después aplicamos un lubricante para puertas, que encontraremos fácilmente en ferreterías o grandes almacenes, y abrimos y cerramos la puerta varias veces para que se lubrique por toda la zona. 

De esta manera tan sencilla engrasaremos o lubricaremos cerraduras y bisagras, un mantenimiento básico de la puerta que nos ahorrará futuros problemas