Seguridad alimentaria

10 alimentos que no debes guardar en la nevera

10 alimentos que no debes guardar en la nevera

Descubre si guardas los alimentos en su lugar adecuado. No todos se conservan mejor en la nevera. Te explicamos cuáles deberías guardar fuera y por qué.

Autor: Hogarmania

A menudo, utilizamos la nevera como si de una despensa se tratase. Metemos muchos alimentos en ella por falta de sitio en los armarios o porque pensamos que se conservarán mejor que a temperatura ambiente. Sin embargo, esto no siempre es así.

Es cierto que el frigorífico alarga la vida útil y permite conservar las propiedades de algunos alimentos, pero no de todos. En este artículo, os explicamos qué alimentos es mejor guardar fuera de la nevera y por qué:

1. Pan:

Empezamos por el pan, un producto básico en la dieta mediterránea. Guardarlo en la nevera es un error, ya que se pondrá duro antes. Esto también afecta a la textura y sabor.

Lo mismo pasa con el pan de molde. Sólo lo meteremos en la nevera en caso de que se trate de sándwiches o bocadillos ya preparados y que los ingredientes que contengan así lo requieran.

2. Tomates:

Las altas temperaturas rompen el proceso de maduración de los tomates. Es cierto que duran más tiempo si los conservamos en la nevera; pero, pierden sabor, textura y no maduran. Lo ideal es conservarlos fuera del frigorífico a una temperatura de unos 10 grados, aproximadamente.

Tomate cherry orgánico en mesa de madera rústica

3. Jamón serrano:

No es extraño encontrarse el jamón serrano en la nevera. Esto es un error, ya que se altera su aroma y sabor. Si lo hemos cortado en lonchas y ha sobrado, si se conserva mejor en la nevera, aunque hay que envolverlo antes en papel film. Si ya viene envasado en lonchas, también puedes conservarlo en el frigorífico, aunque conviene que lo saques un rato antes de consumirlo.

4. Cebolla y ajo:

La humedad puede pudrir o acelerar el desarrollo de moho en ajos y cebollas. Ambos deben conservarse en un lugar fresco y oscuro, como la despensa. Evita ponerlos junto a las patatas, ya que estas desprenden humedad y dificultan su conservación.

Una vez troceados, es mejor guardarlos tapados en el frigorífico para que no pierdan el sabor. Si te han sobrado muchos, congélalos.

Ajo.

5. Melón y sandía:

¿Quién no ha guardado el melón y la sandía en la nevera? Más aún con las altas temperaturas que apetece comer estas frutas bien fresquitas. Pues bien, esto sólo es recomendable en caso de que ya estén cortadas y a temperaturas no muy bajas, ya que con el frío extremo pierden su sabor y propiedades antioxidantes. Por ello, y sólo cuando estén partidas, las guardaremos en los cajones de la nevera.

6. Plátanos:

A una temperatura inferior de 8º los plátanos se ablandan y ennegrecen fácilmente. Por ello, nunca debemos guardarlos en la nevera.

También es aconsejable no comprar grandes cantidades y hacerlo poco a poco, ya que se trata de una fruta que no dura muchos días.

Plátanos.

7. Queso curado:

Cuanto más curado esté el queso, mejor se conserva a temperatura ambiente. Sólo lo guardaremos en la nevera en caso de que haga mucho calor. El frío agrieta y modifica el sabor y textura del queso.

8. Patatas:

Las patatas deben guardarse en un lugar fresco y oscuro, como puede ser al fondo de la despensa o algún armario. Sin lavar, sin malla y lejos de ajos y cebollas. El frío de la nevera hace que el almidón de las patatas se convierta más rápidamente en azúcar y estas se deterioren más rápidamente. Así que, recuerda: las patatas nunca en el frigorífico.

Patatas.

9. Chocolate:

¿A quién no le ha pasado nunca eso de ir a la nevera a por una onza de chocolate y que esta esté muy dura y casi sin sabor? Esto es así ya que, debido a su alto contenido graso, absorbe aromas del resto de la nevera con mucha facilidad, lo que afecta a su sabor. Además, las bajas temperaturas hacen que el chocolate quede blanquecino y terroso, por lo que no podemos disfrutar del verdadero placer de que se funda en la boca. Lo ideal es conservarlo en un lugar fresco a una temperatura de entre 12 y 15 grados.

10. Conservas y especias:

Las conservas, como el atún en lata o la mermelada, se guardan fuera de la nevera. Lo mismo pasa con las especias, ya que al no tener agua no se estropean a temperatura ambiente. Aunque lo habitual es no guardar ninguno de estos productos hay quienes siguen guardando la mermelada, por ejemplo, en la nevera. Lo que propicia la pérdida de parte de sus propiedades.

10 alimentos que no debes guardar en la nevera

Además