Seguridad alimentaria

Frutas y verduras que no debes guardar en la nevera

Frutas y verduras que no debes guardar en la nevera

Descubre si guardas los alimentos en su lugar adecuado. No todos se conservan mejor en la nevera. Te explicamos cuáles deberías guardar fuera y por qué.

Los vídeos de Karlos Arguiñano
Sorteo de cuchillos ARCOS en Cocinatis

A menudo, utilizamos la nevera como si de una despensa se tratase. Metemos muchos alimentos en ella por falta de sitio en los armarios o porque pensamos que se conservarán mejor que a temperatura ambiente. Sin embargo, esto no siempre es así.

Es cierto que el frigorífico alarga la vida útil y permite conservar las propiedades de algunos alimentos, pero no de todos. En este artículo, os explicamos qué alimentos es mejor guardar fuera de la nevera y por qué:

1. Tomates:

Las altas temperaturas rompen el proceso de maduración de los tomates. Es cierto que duran más tiempo si los conservamos en la nevera; pero, pierden sabor, textura y no maduran. Lo ideal es conservarlos fuera del frigorífico a una temperatura de unos 10 grados, aproximadamente.

Tomate cherry orgánico en mesa de madera rústica

2. Cebolla y ajo:

La humedad puede pudrir o acelerar el desarrollo de moho en ajos y cebollas. Ambos deben conservarse en un lugar fresco y oscuro, como la despensa. Evita ponerlos junto a las patatas, ya que estas desprenden humedad y dificultan su conservación.

Una vez troceados, es mejor guardarlos tapados en el frigorífico para que no pierdan el sabor. Si te han sobrado muchos, congélalos.

Ajo.

3. Melón y sandía:

¿Quién no ha guardado el melón y la sandía en la nevera? Más aún con las altas temperaturas que apetece comer estas frutas bien fresquitas. Pues bien, esto sólo es recomendable en caso de que ya estén cortadas y a temperaturas no muy bajas, ya que con el frío extremo pierden su sabor y propiedades antioxidantes. Por ello, y sólo cuando estén partidas, las guardaremos en los cajones de la nevera.

4. Plátanos:

A una temperatura inferior de 8º los plátanos se ablandan y ennegrecen fácilmente. Por ello, nunca debemos guardarlos en la nevera.

También es aconsejable no comprar grandes cantidades y hacerlo poco a poco, ya que se trata de una fruta que no dura muchos días.

Plátanos.

Además