Ensaladas y verduras

Receta de Alcachofas rebozadas con salsa española

Receta de Karlos Arguiñano de alcachofas cocidas y después rebozadas acompañadas de salsa a base de cebolla, puerro y zanahoria.

Quesos TGT

Ingredientes (4 personas):

  • 12 alcachofas
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 30 gr. de harina
  • 1/2 vaso de vino tinto
  • 600 ml. de caldo de carne
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • harina y huevo batido (para rebozar)
  • sal
  • perejil

Elaboración de la receta de Alcachofas rebozadas con salsa española:

Para la salsa española, pica la cebolla, el puerro y la zanahoria y pon a pochar las verduras en una cazuela con aceite. Sazona. Agrega la harina y rehógala un poco. Vierte el vino, dale un hervor para que se evapore el alcohol y añade el caldo poco a poco sin dejar de remover. Pon a punto de sal y cocina todo durante unos 30 minutos a fuego no muy fuerte. Tritura con la batidora, cuela la salsa y reserva.

Pela las alcachofas, retira la parte del rabo y ponlas a cocer en una cazuela con abundante agua, sal y unas ramas de perejil. Cuécelas durante 10-12 minutos aproximadamente. Escurre y déjalas templar.

Retira las hojas externas de las alcachofas y córtalas por la mitad. Sazona, pásalas por harina y huevo batido con sal y fríelas en una sartén con aceite. Escúrrelas sobre un plato forrado con papel absorbente de cocina.

Sirve la salsa española y coloca las alcachofas encima. Decora con una hoja de perejil.

Consejo

Para que la salsa española esté rica es importante hacer un buen caldo previamente.

Información nutricional de la receta

Alcachofas: Facilitan la función del hígado y de la vesícula como todas las verduras de sabor amargo, de manera que nos ayudan a hacer mejor las digestiones. Tiene un efecto diurético y depurativo, de manera que tomar un caldo de alcachofas a media mañana y a media tarde nos ayudará a evitar retención de líquidos. El caldo de alcachofa viene bien para depurar nuestro cuerpo de las toxinas acumuladas por una noche de excesos.

Es la verdura que más fibra nos aporta, de manera que se recomienda comer alcachofas a las personas con estreñimiento o con colesterol y azúcar elevados. También pueden pueden ocasionar gases.

Zanahoria: Es buena para la vista ya que es una buena fuente de vitamina A. Sus vitaminas potencian nuestras defensas y nos ayudan a prevenir enfermedades como el cáncer, además de retrasar el envejecimiento. Si se consume cruda nos ayuda a combatir el estreñimiento y si la comemos cocida, nos ayuda a cortar la diarrea. Con frecuencia se excluyen de dietas adelgazantes sin ninguna justificación, ya que aportan pocas calorías.

Cebolla y puerro: Pertenecen a la misma familia, teniendo ambos unas sustancias que nos ayudan a prevenir el cáncer, nos ayudan a combatir los catarros y resfriados y nos ayudan a depurar nuestro organismo. Además, nos aportan antioxidantes favoreciendo tener el corazón y las arterias sanos. Pueden ocasionar gases y son mejor tolerados si están cocidos que si están crudos o fritos. Son muy recomendables para los niños, ya que tienen unas vitaminas necesarias para su correcto desarrollo y crecimiento.

Vino tinto: Añadir vino tinto a nuestras recetas equivale a añadir sustancias que mejoran nuestra salud, siempre que el vino sea de calidad. A la vez, nos ayuda a dar sabor a los platos sin incrementar el aporte de calorías.

Caldo de carne: Siempre lo desgrasaremos para reducir el aporte de grasas que aumentan el colesterol. Es un caldo rico en vitaminas y minerales, necesarios para que estemos bien nutridos. En invierno, una buena manera de hidratarnos es tomar caldos o infusiones entre horas y así respetaremos las recomendaciones de 2 litros de líquidos al día.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Como plato principal comeremos un pescado hervido para compensar el exceso de grasa presente en la fritura.

Comida:

Cena:

Además