Hogarmania.com

Huevos

Huevos rancheros, tradicional desayuno mexicano


Receta de Bruno Oteiza de huevos rancheros, un tradicional desayuno mexicano a base de tortillas de maíz, huevos fritos, salsa de tomate picante, puré de frijoles con queso rallado y aguacate.

Este tipo de desayunos solían ser muy habituales entre los trabajadores mexicanos antes de las largas y duras jornadas de trabajo.

Ingredientes (2 personas) para la receta de huevos rancheros


Elaboración de la receta de huevos rancheros

Asa los tomates maduros, los cherrys y la cebolla en una sartén sin aceite dejando que cojan un punto de quemado. Añade los chiles. Sazona y agrega unas ramas de cilantro, el chile chipotle y una pizca de manteca.

Pasa todo al vaso de la batidora y tritura. Vuelve a poner la salsa en la misma sartén y deja que se siga cocinando a fuego muy suave.

Pon un poco de manteca en una cazuela. Incorpora los frijoles y remueve bien. Añade cilantro picado y deja que se sofrían bien. Pásalos por el pasapurés.

Para hacer los totopos, corta 2 tortillas de maíz en triángulos y fríelos en una sartén con un poco de manteca.

Fríe el resto de tortillas en una sartén con una pizca de manteca. Fríe los huevos en la misma sartén. Sazónalos.

Coloca las tortillas en el plato. Pon al lado el puré de frijoles con un poco de queso rallado, unas medias lunas de aguacate y los totopos. Coloca los huevos sobre las tortillas y salsea.

Si te ha gustado esta receta, no te pierdas el resto de recetas de cocina mexicana que tenemos en la web.

Con qué acompañar los huevos rancheros

Lo más típico a la hora de acompañar este plato suele ser una cerveza bien fría, ya que lo más habitual es comerlos a modo de almuerzo.

Así todo, también se puede acompañar esta receta con un buen café, un zumo de naranja o incluso leche sola.

Origen de la receta de huevos rancheros

Sobre el origen de esta receta tradiconal mexicana, la idea más extendida es que era el desayuno de los jornaleros mexicanos que trabajaban en los ranchos estadounidenses. Poco a poco adquirió popularidad, y se convirtió en uno de los platos más clásicos tanto de Estados Unidos como de México.