Hogarmania.com

Postres

Txantxigorri por Eva Arguiñano, una torta tradicional de la cocina navarra


Eva Arguiñano explica cómo preparar txantxigorri, una torta tradicional de la cocina navarra elaborada con una masa a la que se le añaden chicharrones de cerdo, azúcar y canela.


Las tortas de txantxigorri son típicas de la cocina navarra y tradicionalmente se preparaban sobre todo en otoño durante la matanza del cerdo, ya que era una forma de aprovechar los restos de la manteca, que se freían en su propia grasa a fuego suave hasta obtener los txantxigorris, similares a los chicharrones o llardons de Cataluña. Estos se mezclan con una masa de pan que se endulza con azúcar y canela y se hornean.

El txantxigorri se ha dado a conocer a nivel internacional debido a su aparición en las novelas de la Trilogía del Baztan de Dolores Redondo.

Receta de txantxangorri de Eva Arguiñano

Tortas de txantxigorri de Eva Arguiñano

La receta de txantxigorri de Eva Arguiñano

Ingredientes (4 personas):

  • 300 gr de harina
  • 200 ml de agua
  • 15 gr de levadura seca de panadero
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 80 gr de azúcar
  • 250 gr de txantxigorri (chicharrones)
  • 1 huevo
  • azúcar glas y canela para espolvorear
  • sal
  • hojas de menta

Elaboración de la receta de Txantxigorri:

Pica finamente el txantxigorri y resérvalo.

Mezcla la levadura seca de panadero y el agua. Vete añadiendo la harina poco a poco y amasa bien. Haz una bola, cúbrela con un trapo y deja que repose durante 2 horas. Agrega 1/2 cucharadita de canela en polvo, el azúcar, el txantxigorri y una pizca de sal. Mezcla bien y amásala.

Estira la masa y forma las tortas (puedes cortarlas con un cortapastas redondo). Colócalas sobre la placa del horno cubierta con papel de hornear. Deja que reposen durante 15 minutos.

Bate un huevo y píntalas por la parte superior. Hornéalas a 150ºC durante 20 minutos.

Deja que se templen y espolvoréalos con una mezcla de azúcar glas y canela. Adorna con unas hojas de menta y sirve templados.

El origen y éxito del txantxigorri

El éxito de la Trilogía del Baztan de la escritora Dolores Redondo (Premio Planeta 2016), con más de un millón de ejemplares vendidos en castellano y traducido a más de 30 idiomas, ha dado a conocer al mundo esta comarca del norte de Navarra.

Desde que salió a la luz el primer libro de la saga, «El guardián invisible», han llegado multitud de turistas al Valle de Baztan, principalmente al municipio de Elizondo, atraídos por los paisajes y bosques que se describen en los textos, sus calles, leyendas y costumbres.

Mantecadas Salazar y el Txantxigorri

La gastronomía local también ocupa un lugar destacado en el relato. Por un lado, está el obrador Mantecadas Salazar, el negocio familiar de la protagonista. Se trata de un lugar ficticio que la escritora ubica en una vivienda de Elizondo y se ha ambientado para la ocasión, ya que es parada obligatoria en el tour guiado por los escenarios de la trilogía.

Por otro lado, el txantxigorri es un elemento clave que el asesino deja en el escenario del crimen como firma. Esta torta típica se elaboraba tradicionalmente en otoño durante la matanza del cerdo con el fin de aprovechar los restos de manteca. Estos se freían en su propia grasa a fuego lento hasta obtener los txantxigorris o chicharrones, que se añadían a una masa de pan, se endulzaba con azúcar y canela y posteriormente se horneaban.

La elaboración de la torta de txantxigorri, una práctica que se había perdido en el Baztan, ha vuelto con fuerza gracias al turismo literario. Los visitantes que se acercan a Elizondo guiados por la narración de Dolores Redondo, no dudan en acercarse a los obradores en busca de este dulce. Ha sido tal la demanda, que las confiterías han retomado esta tradición y han puesto de nuevo a la venta el popular txantxigorri.

La pastelería Malkorra

La pastelería y confitería Malkorra nos comenta que preparan el txantxigorri con materia prima de primera calidad y sin conservantes, ya que los elaboran a diario. Aunque destacan que su producto estrella es el Urrakin egiña, un dulce de chocolate con avellanas tostadas enteras muy popular en la zona.

La confitería Malkorra fue la encargada de elaborar los txantxigorris de la película «El guardián invisible», y como curiosidad nos contaron que han tenido que adecuar su tamaño a los cadáveres junto a los que aparecen a lo largo de la trama.