Hogarmania.com
PARTNERS Cortinadecor

Complementos

Las alfombras persas, ¡un must en tu salón!


Las alfombras persas son todo un clásico de la decoración, son símbolo de buen gusto, calidad y elegancia. Además, son piezas muy versátiles que se adaptan a muchos estilos, donde consiguen aportar un toque sofisticado y con mucha personalidad.

Si bien será necesario adecuarlas como contraste a una paleta de colores preferiblemente neutra de manera de no recargar el espacio, ya que generalmente los colores de estas alfombras son de tonos fuertes como rojos, azules y marrones, sin duda alguna, ¡son un must en tu salón!

Las alfombras persas son uno de los complementos más representativos de la decoración más elegante. Su calidad y su apariencia hacen aportan un toque de lo más sofisticado a las estancias, especialmente a los salones.

Vamos a contarte un poco la historia de las alfombras persas y cómo introducirlas en la decoración de tu salón, ¡para darle un toque más acogedor y elegante!

Origen de las alfombras persas

Se trata de alfombras de origen oriental, creadas desde hace más de 2.500 años, artesanales y anudadas a mano en Irán, usando como materiales la seda, el algodón y lana de oveja o cordero. De hecho, en el pasado también usaban insectos y restos vegetales para su elaboración.

Su finalidad era proteger a los pueblos nómadas de las inclemencias del frío. Sus diseños han sido traspasados de generación en generación, incluyendo también patrones.

Se trata de piezas únicas, por lo que no se conseguirán diseños repetidos. Llegaron al continente europeo durante el siglo XIII, y se caracterizan por ser muy suaves al tacto debido al terciopelo.

Cabe mencionar que, el valor de las alfombras artesanales suele ser de dos a tres veces más caro que las elaboradas con sistemas mecanizados o computarizados. Además, tardan varios años en ser elaboradas.

Mercado de alfombras persas

Alfombras persas: Tendencia en la decoración actual

Las alfombras persas han cobrado un rol protagónico en la actualidad, convirtiéndose en un elemento decorativo que no puede faltar en nuestras casas.

Debido a su gran calidad y a la capacidad de aportar personalidad y calidez al ambiente, se considera que es un elemento decorativo que puede ser usado siempre y que no pasará de moda.

Las podremos encontrar en diferentes tamaños y colores además de los rojizos, como el beige, rosa, gris y variedad de azules.

Lo más común es colocarlas en salones y comedores, así como en espacios grandes para delimitar áreas. Sin embargo también son usadas en pasillos, recibidores, habitaciones y los tamaños más pequeños hasta en baños.

Resulta apropiado que la alfombra sobresalga de los muebles con un ancho entre los 50 y 70 cm.

Dado su colorido, se logrará un ambiente más armonioso si se combinan con mobiliarios y elementos unicolores, que no incluyan estampados, y que se trate de un espacio que sea muy iluminado.

Por tratarse de piezas decorativas atemporales, merece la pena invertir en las alfombras persas, además de que son de excelente calidad y capaces de acompañarnos por muchos años.

Se puede lograr un estilo moderno acompañado con estas hermosas alfombras, cuidando la armonía de los colores y destacando elementos como lámparas y cojines.

Así como se puede dar energía y vida a un espacio decorado en forma minimalista, aportando un toque de color con una alfombra persa que destaque el lugar y aporte personalidad.

De hecho, en la actualidad se está usando mucho el estilo ecléctico donde se complementan elementos de distintos estilos de manera original y con un resultado único. Y las alfombras persas son unos de los elementos favoritos a utilizar, puesto que son tan versátiles que lucen espectacularmente incluso en terrazas cubiertas, destacando su ambiente y aportando color y elegancia.

Dormitorio infantil minimalista con alfombra persa

Alfombras persas y suelos de madera: ¡combinan a la perfección!

Sin lugar a dudas, las alfombras persas lucen espectaculares en los suelos de madera, particularmente si se trata de tonalidades claras donde su colorido y diseño resaltará enormemente.

Esta recomendación aplica para salones, comedores y dormitorios, donde un bello suelo de parquet será el lienzo ideal para estas elegantes alfombras.

Cabe destacar que los suelos de mármol también resultan muy apropiados para colocarlas.

Inclusive hoy en día, se presentan propuestas de decoración en ambientes de tipo industrial con suelos de microcemento pulido donde las alfombras persas juegan un papel protagónico, y constituyen un elemento decorativo que suaviza el estilo frío de ese tipo de diseños.

Alfombra persa en salón comedor clásico

Las alfombras persas en estilos más clásicos

Si se trata de una casa o un piso cuyo ambiente en más barroco y se tienen molduras, rosetones y suelos en parquet en espiga, las alfombras persas les van como anillo al dedo, complementando un ambiente totalmente elegante y atemporal, lleno de calidez y sobriedad.

Particularmente si se tienen salones muy amplios en tonos claros y bien iluminados, estas alfombras complementarán la personalidad de la habitación. Todo es cuestión de gustos y de seleccionar los accesorios que complementen la decoración y reflejen el carácter y personalidad de quien lo habita.

¿Cómo limpiar una alfombra persa?

Una vez que tenemos un elemento decorativo tan valioso, se hace necesario conocer cómo cuidarlo y mantenerlo en óptimas condiciones.

Se trata de materiales delicados que requieren de una atención especial, donde se debe seleccionar muy bien los elementos y productos que se usarán para su limpieza.

Lo ideal será dejar este proceso en manos de profesionales, pero es conveniente mantener la alfombra persa libre de polvo y saber qué hacer ante cualquier situación en que aparezca una mancha.

Algunos materiales necesarios para el cuidado y mantenimiento de las alfombras persas son los siguientes:

1. Aspiradora

2. Cepillo de cerdas suaves

3. Trapo seco

4. Detergente con ph neutro (solo para limpiar puntualmente casos de manchas o residuos de bebidas o alimentos)

5. Bicarbonato

Con regularidad se debe pasar el aspirador en forma suave en la misma dirección del pelo de la alfombra. Debe hacerse por ambos lados, de manera de extraer todo el polvo acumulado.

Para casos en que detectemos alguna mancha sobre la alfombra, debemos proceder a humedecer sutilmente, sin excedernos con la cantidad de agua, para posteriormente aplicar un poco de detergente neutro esparciéndose suavemente con el cepillo.

Se puede dejar actuar unos minutos y luego frotarlo delicadamente, luego se van retirando los residuos de jabón, ayudándonos con el trapo seco para que absorba la humedad.

De ser necesario podemos hacer uso del bicarbonato formando una pasta sobre la mancha y frotando suavemente con el cepillo humedecido.

Después, debemos ubicar la alfombra persa en un lugar que no le dé la luz del sol para colgarla hasta que seque en su totalidad.

Recordamos que este procedimiento es solo para casos de emergencia, ya que la mejor limpieza será realizada por una empresa profesional en este tipo de servicios.

Tags relacionados alfombras decorar salón