Hogarmania.com
Hogarmania.com

Cocinas y baños

5 errores frecuentes al usar el horno


El horno es uno de los electrodomésticos del hogar que más utilizamos, uno de los que más consumo eléctrico genera y uno de los que más se ensucia y nos cuesta limpiar.

Todo ello hace que existan errores frecuentes en su uso. En concreto, recopilamos los errores más frecuentes (y que todos cometemos) al utilizar el horno.

El horno es uno de nuestros mejores aliados para cocinar deliciosas recetas saladas y dulces conservando los jugos internos y el sabor real de todos los alimentos. Pero, como todo en la vida, el horno tiene sus secretos y es necesario saber utilizarlo para descubrirlos.

Por ejemplo, ¿sabes por qué se debe precalentar el horno antes de cualquier elaboración? ¿Y qué hay de la temperatura? ¿A qué altura es mejor cocinar los alimentos? O, incluso, ¿sabes qué provoca la aparición de malos olores en este electrodoméstico? Para los más jóvenes y los más inexpertos estas preguntas forman parte del día a día. ¡Aquí las respondemos!

A continuación, resumiendo en pocas palabras y respondiendo a varias dudas, te mostramos los errores más frecuentes al usar el horno y cómo evitarlos.

Cinco errores frecuentes al usar el horno

Los 5 errores más frecuentes que cometes al utilizar el horno

1. No precalentar el horno antes de usarlo

¿Por qué se debe precalentar el horno? No es por simple capricho de cocineros o redactores de recetas.

En general, es recomendable precalentar el horno 15 minutos antes de introducir los alimentos porque la cocción del horno es por concentración. Es decir, se debe precalentar el horno para evitar que se expandan las sustancias de los alimentos. No precalentar el horno hace que el resultado de la cocción sea distinto al deseado.

2. Abrir la puerta del horno cada dos por tres

Abrir el horno cada dos por tres durante la cocción de los alimentos es uno de los errores más frecuentes durante su uso. Quienes ya dominan el horno con soltura saben de buena mano que este simple gesto hace que el horno pierda hasta 50ºC de temperatura en un momento. Sí, como lo lees. Abrir la puerta del horno a menudo fastidia por completo la cocción de los alimentos, además de retrasarlo.

Entonces, ¿cómo compruebo la cocción de los alimentos? Lo ideal es mirar a través del cristal del horno para ver cómo va quedando el resultado. Además, así evitas sufrir quemaduras en el rostro. Y esto último lo enmarcamos porque es una acción peligrosa a la que nos exponemos con frecuencia.

Para evitar estos errores, te proponemos dos soluciones:

  • Para evitar abrir el horno, utiliza un termómetro. ¡Algunos son muy baratos!
  • Para evitar quemarnos con el vapor caliente al abrirlo, es recomendable esperar unos segundos antes de retirar la bandeja o antes de "dar la vuelta" a algunos alimentos.

3. Utilizar recipientes que no son aptos

Los recipientes para horno pueden ser de vidrio, acero inoxidable o de loza. Los que apenas sabemos utilizar este electrodoméstico podemos pecar de utilizar cualquier recipiente para cocinar los alimentos y este es uno de los errores más fatales que podemos cometer porque los alimentos no se cocinan bien; o, el recipiente acabará estropeado (en especial si son de plástico).

De igual forma, conviene que elijas el recipiente más adecuado en función de la receta que vayas a preparar. Por ejemplo, para gratinar verduras bastará con una bandeja plana. En el caso de que quieras preparar un delicioso pollo con patatas asadas y cebolla, haz uso de un recipiente más profundo.

Los recipientes con fondo son especiales para alimentos que sueltan sus jugos mientras se cocinan.

4. No limpiar el horno tras cada uso

La limpieza del horno es una prioridad. Es un electrodoméstico en el que se cocina y que tiende a acumular las grasas, los vapores y los jugos de los distintos alimentos. Por ello y para evitar malos olores, es importantísimo limpiar el horno tras cada uso.

Para ello, lo mejor es utilizar un desengrasante o quitagrasas que quite la grasa que desprenden los alimentos tras cada uso. Sí, sabemos que es una tarea poco amena, pero alargará mucho la vida útil de este electrodoméstico, además de que mejoraremos su rendimiento.

Asimismo, hay distintas formas de limpiar un horno:

  • Si tu horno tiene autolimpieza, ¡estás de suerte! Solo deberás programarlo con una de sus funciones de autolimpieza (pirolisis o hidrólisis) y voilà.
  • Si no tiene autolimpieza, recurre a un buen desengrasante, detergentes especiales para limpiar el horno o, por último, a los trucos caseros de toda la vida: bicarbonato de sodio y vinagre para limpiar a fondo el horno y todos sus elementos.

5 errores frecuentes al usar el horno

5. No controlar la temperatura del horno

Y, por último, pero no por ello menos importante, existe también otro error frecuente al cocinar con el horno y que tiene que ver con la temperatura. Por ejemplo, ¿a qué altura se deben colocar los alimentos en el horno? Recuerda estos tres puntos básicos:

  • La parte más alta es la que concentra más temperatura, por lo que es ideal para las cocciones rápidas, muy rápidas o que necesitan un calor muy súbito (gratinados, para hacer berenjenas asadas con piel, entre otros).
  • La parte inferior concentra una temperatura media y es la que se debe utilizar para las cocciones más lentas como los asados de carne y cordero (recetas que necesitan tiempo).
  • La parte del medio o el espacio central es ideal para la cocción de pescados (requieren una cocción más rápida que las carnes).

Como puedes ver, son errores básicos que en alguna ocasión se pueden cometer. No obstante, ahora que los conoces, ¡evítalos! Notarás como tus elaboraciones salen más deliciosas y, por su puesto, le dirás adiós a un horno sucio, con malos olores o con un exceso de grasa acumulado.