Suelos y paredes

Cómo limpiar y desinfectar los suelos

Los suelos que se usan mucho se ensucian enseguida, pero si sabemos cómo limpiar el suelo quedará impecable cada semana. Te damos unos consejos para limpiar los suelos más sucios.

Hoy en día, limpiar y desinfectar los suelos se ha convertido en una tarea doméstica muy importante. Si tienes niños pequeños, es fundamental que los suelos estén limpios, ya que los peques tienen tendencia a llevarse a la boca objetos que encuentran por el suelo.

A excepción de las manchas de barro, la única mancha que debe limpiarse cuando el barro se ha secado, el resto de las manchas puedes limpiarlas cuando se produzcan o cuando te des cuenta.

En el caso de las manchas de barro en suelos de baldosa, la mejor opción es utilizar la aspiradora. Después fregaremos la superficie con un poco de agua y un chorrito de amoniaco. Te recomendamos Volvone Light, amoniaco perfumado de gran calidad y coste económico.

Cómo limpiar suelos muy sucios

Si no sabes cómo limpiar y desinfectar los suelos, ¡no te preocupes! te proporcionamos una guía:

1. Antes de fregar el suelo, quita toda la suciedad superficial y las migajas pasando la aspiradora con el accesorio para suelos o barriendo a conciencia para que quede limpio de restos sólidos.

2. Llena medio cubo con agua tibia. Es mejor que sea tibia para que el calor del agua no desactive los agentes del detergente.

3. Añade la cantidad recomendada de tu friegasuelos habitual. Elige el producto más adecuado para tus suelos que encuentres en tu tienda habitual.

  • Consejo: si tus suelos son de baldosa, en vez de friegasuelos, puedes echar un chorrito de lejía con detergente. ¡No solo los limpiaras, también los desinfectarás!

4. Sumerge la fregona en el cubo y escurre a fondo. Friega el suelo con movimientos ovalados y alargados. Repite hasta que hayas dado a toda la superficie.

5. Si el friegasuelos requiere aclarado, vacía el cubo y vuelve a llenarlo con agua fría y pasa de nuevo la fregona.

Además, para mantener el suelo limpio lo mejor es utilizar un felpudo, que recoge entre el 80% y el 85% de la suciedad. Otro recurso para que el suelo esté impecable es quitarse los zapatos al entrar en casa y ponerse unas zapatillas cuyas suelas estén siempre limpias.

Además