Reproducción

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raíces

Iñigo Segurola nos presenta su nueva adquisición de Cordyline y nos enseña a reproducirla por división de mata de la forma más respetuosa para no dañar las raíces.

Canal de YouTube de Jardinatis

El año pasado, Iñigo Segurola ya le echó el ojo a una variedad de nuestra protagonista de hoy, la planta Cordyline y, este año, no ha podido resistirse a adquirirla. Esta planta está compuesta por tres pies, Cordyline australis.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raícesUna variedad de Cordyline que ya todos conocéis es la de hoja roja, cuyo color no es muy vivo sino más bien apagado.

La principal característica del Cordyline australis es que va desarrollando progresivamente la hoja, ligeramente más ancha que la Cordyline normal, y su color es entre púrpura y granate muy bonito.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raícesEn su día, os presentamos una de las nuevas variedades que están saliendo al mercado y que llamaba la atención por lo extravagante de su color fucsia en la periferia de su hoja. Sin embargo, no es una planta muy rústica ya que cuesta mucho desarrollarse y crecer.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raíces

En esta ocasión, os vamos a enseñar cómo dividir una mata compuesta por diferentes pies de la forma más respetuosa para no dañar las raíces.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raícesNormalmente, utilizamos un serrucho para dividir el cepellón. Hay otra forma que consiste en sumergir el cepellón en agua. Las raíces no están demasiado espiralizadas, por lo que es el momento perfecto para hacerlo.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raícesAl meterlas en agua, vamos quitando progresivamente la tierra. Hay que hacerlo con cuidado y tacto para tratar de dañar el mínimo de raíces posibles.

Cómo dividir una mata de Cordyline sin dañar las raícesUna vez hecho, ya lo podéis plantar de nuevo en un contenedor con sustrato y tendréis nuevas variedades de vuestra Cordyline. No os olvidéis de regar ligeramente para que la raíces de adhieran a ese nuevo sustrato.

Además