Postres

Receta de Merengues con crema de café y cacao

Receta de Merengues con crema de café y cacao

Autor:

Receta de Bruno Oteiza de merengues acompañados de crema de café y cacao y helado de chocolate, un postre para ocasiones especiales.

Ingredientes (8 personas):
  • 6 huevos
  • 1/2 l de leche
  • 350 g de azúcar
  • 2 cucharadas de café soluble
  • 1 cucharada de cacao
  • 1 cucharada de harina de maíz refinada
  • 1/2 limón
  • agua
  • sal
  • azúcar glas
  • helado de chocolate (para acompañar)
  • menta (para decorar)
Elaboración de la receta de Merengues con crema de café y cacao:

Casca los huevos y separa las yemas en un bol y las claras en otro.

Para el almíbar, pon el azúcar (250 g) en un cazo y añade un chorrito de limón y un poco de agua. Cocina durante 5-7 minutos, hasta conseguir un jarabe de hebra fuerte*.

Para los merengues, monta las claras de huevo con la batidora de varillas en un bol e incorpora poco a poco el almíbar (en caliente) sin dejar de batir. Bate el merengue durante 8 minutos aproximadamente, hasta que se enfríe. Introduce el merengue en una manga pastelera.

Pon un poco de merengue en cada esquina de una bandeja de horno y cúbrela con un trozo de papel de horno (el merengue es para que el papel quede bien sujeto y no se mueva a la hora de hornear). Da forma a los merengues haciendo unos círculos con la manga pastelera sobre el papel de horno. Espolvorea con unos cristales de sal por encima y hornéalos (previamente caliente) a 100ºC, durante 2 horas.

Para la crema de café y cacao, pon en un bol la harina de maíz refinada, el azúcar (100 g), el cacao, el café soluble y las yemas de huevo. Mezcla bien y vierte la leche caliente poco a poco sin dejar de batir con la varilla. Cuela la crema a un cazo y deja que hierva al fuego durante unos 5 minutos sin parar de remover. Pasa a un bol y deja enfriar.

Coloca la crema de café y cacao en el fondo de un plato y pon encima una bola de helado de chocolate. Añade a cada lado el merengue y espolvorea con azúcar glas. Decora con menta y sirve.

* Hebra fuerte o gruesa:

Para saber cuál es el punto de hebra, toma una gota del almíbar que estás cocinando entre el dedo índice y pulgar. Al separar y juntar varias veces ambos dedos, quedará un hilo o filamento. En nuestro caso, queremos una hebra fuerte por lo que el hilo deberá ser largo y resistente.