Ropa y tejidos

Aspirar las alfombras y moquetas

Aspirar las alfombras y moquetas

Autor:

Aspirar las alfombras y moquetas bien es una de las tareas de limpieza que no podemos dejar pasar. 

Las tres claves de alfombras y moquetas limpias y sanas consisten en pasar la aspiradora con regularidad, tratar enseguida manchas y derrames y  limpiarlas a fondo una vez al año. La aspiradora cumple dos funciones: combina la succión, que arrastra el polvo al interior de la bolsa, con la agitación de la paleta, que abanica las fibras, las levanta y quita tierra y restos. 

En las zonas que tienen mucho movimiento el aspirado diario permite controlar la suciedad. Sin embargo, en estancias que se usan menos, deben limpiarse una o dos veces por semana. Sigue estos consejos para aspirar las alfombras y moquetas:

Revisa la zona. Retira cualquier objeto pequeño que la aspiradora pueda tragarse.

Comprueba el funcionamiento. Acomoda los tubos flexibles de la aspiradora y, si es necesario, vacía o cambia la bolsa.

Enchufa, y a por todas. Para proteger tu espalda, aspira con movimientos cortos y desplázate de un lado a otro de la habitación. Solapa las pasadas para cubrir toda la superficie.

Trabaja en direcciones alternas. Para limpiar bien y levantar el pelo de las alfombras o la moqueta, pasa la aspiradora en direcciones alternas. Tras recorrer la superficie, gira 90º y haz otra pasada en perpendicular.

Remata con los rodapiés y las juntas de la pared. Utiliza el tubo cargador y el cepillo para bordes de la aspiradora.

Debemos tener en cuenta que el tratamiento de las manchas en las alfombras dependerá de manera fundamental del material en que esté fabricada. Además, aunque las alfombras sean de otros materiales, como las alfombras de yute o las alfombras de madera para la ducha, nunca debemos dejar de tratarlas y limpiarlas.