Ropa y tejidos

Cómo limpiar las alfombras

Las alfombras acumulan polvo y suciedad por lo que es necesario limpiarlas para mantener la higiene en el hogar.

En cuanto el tiempo se estabiliza y la primavera se instala definitivamente en casa, llega hora de limpiar las alfombras.

Dependiendo del tipo de alfombra y del tipo de mancha (grosor, profundidad...) utilizaremos diferentes trucos y materiales.

¡Te contamos cómo limpiar alfombras y moquetas correctamente!

Cómo limpiar alfombras: Pasar la aspiradora

Para limpiar las alfombras durante tu limpieza de primavera, pasa primero la aspiradora para dejarlas completamente limpias de migas, pequeños papeles o polvo.

Después de haber pasado la aspiradora, comprueba si tus alfombras tienen alguna mancha y valora su profundidad y con qué se han hecho: Tinta, comida... Dependiendo de cómo sea la mancha, limpiaremos nuestras alfombras de maneras distintas.

Pasar la aspiradora para limpiar las alfombrasAspirar es uno de los pasos más importantes para retirar la suciedad de la superficie.

Cómo limpiar alfombras finas

Si se tratan de alfombras pequeñas y finas, después de haberlas aspirado, sumérgelas en una palangana con agua caliente y amoniaco, y deja que haga efecto.

Después, introdúcelas en la lavadora en un programa para tejidos delicados. ¡El resultado es increíble!

Limpiar alfombras finas y pequeñasLimpia la mancha y después lava la alfombra en un programa para tejidos delicados.

Limpiar grandes piezas o moquetas

Para quitar manchas de alfombras grandes o moquetas, haz una mezcla con agua caliente y amoniaco y aplica con un paño de algodón sobre la mancha a tratar y dejar actuar unos minutos sobre la lana.

Para terminar, frota con suavidad y limpia con un paño seco.

Si la mancha es muy profunda, seca con un papel absorbente lo máximo posible y después, aplica la solución (agua caliente y amoniaco) y frota con un cepillo.

Limpiar grandes piezas o moquetasEl papel de cocina absorbente es un material estupendo para secar las manchas.

Cómo guardar las alfombras

Muchas personas retiran las alfombras en primavera para que la casa esté más fresca. Si las alfombras son pequeñas, ponlas estiradas y envuélvelas en papel de embalar, esto las protegerá del polvo durante el verano. Si las alfombras son grandes, enróllalas con el pelo hacia dentro y sujétalas por fuera con cinta adhesiva.

A continuación, guárdalas en posición horizontal para evitar que se deformen en un lugar libre de humedades y ventilado para que no adquiera malos olores. Por último, protégelas de forma natural de las polillas, haciendo unos saquitos de lavanda y hojas de romero. Y no olvides darle una vuelta a la organización de tu casa para que respire y se revitalice esta primavera.

Además