Cuerpo

Manteca de karité: qué es y para qué puedo utilizarla

Manteca de karité: qué es y para qué puedo utilizarla

Sus propiedades anti inflamatorias y antioxidantes la convierten en uno de los productos más empleados para el cuidado de la piel y del cabello. ¡Descúbrela!

La manteca de karité es un producto natural cada vez más popular en la cosmética y en el cuidado corporal. Proviene del árbol karité (Vitellaria paradoxa), cuyo significado es árbol de mantequilla, y se obtiene de las nueces del árbol que crecen del mismo.

Una de las cuestiones que hace especial a este extracto es el modo en el que se obtiene del árbol. Después de extraer las nueces y tostarlas, se trituran de manera manual y posteriormente con frío.

Sus propiedades hidratantes y curativas han convertido a este extracto en uno de los más recurrentes y empleados en el cuidado de la piel. Se trata de un regenerador celular que se emplea para tratar la psoriasis y, en definitiva, las irritaciones de la piel.

¿Sabías que algunos expertos afirman que Cleopatra usaba este producto como cuidado de belleza? Una afirmación que deja de sorprendernos cuando vemos que es un componente en el que priman las vitaminas y los minerales.

En la actualidad, además de emplearse como componente de productos para el cuidado de la piel, también se incluye en productos para tratar el cabello. ¿El resultado? Un pelo fuerte, brillante, hidratado desde la raíz hasta la punta y con volumen. Todo ello gracias a la vitamina F que contiene.

La manteca de karité se puede encontrar en productos con diferentes formatos; crema hidratante, champú, acondicionador o jabón corporal, entre otros.

Beneficios de la manteca de karité

  • Puede emplearse tanto para el cuidado del pelo como del cuerpo.
  • Propiedades antiinflamatorias, medicinales y antioxidantes.
  • Se absorbe con facilidad.
  • Ideal para tratar las estrías, cicatrices, arrugas y las manchas y la sequedad de la piel.
  • La solución para el pelo seco y sin brillo.
  • Regenerador natural.
  • Deja una piel con una textura suave y agradable sin dejar rastro de grasa.

Unos beneficios que han convertido a la manteca de karité en un imprescindible entre los componente para el cuidado corporal y capilar. ¿Todavía no lo has probado?

Además