Rostro

Cuidado facial para hombres: 3 pasos para tener una piel sana, limpia e hidratada

Cuidado facial para hombres: 3 pasos para tener una piel sana, limpia e hidratada

La piel del rostro es la primera que se expone a la polución y a los constantes cambios de temperatura. Contar con una rutina de cuidado facial es básico para protegerla. Te mostramos como lograr una piel sana, limpia, hidratada y natural en ¡solo 3 pasos!

¿Sabías que la piel masculina es hasta un 20% más gruesa que la femenina debido a la testosterona? Al ser más gruesa, tiende a envejecer más tarde que la dermis femenina. Sin embargo, cuando las primeras líneas de expresión hacen acto de presencia, las arrugas son más pronunciadas.

Contar con una rutina básica de limpieza e hidratación facial es imprescindible para hacer frente a los primeros signos de envejecimiento. Y no, no hace falta que adquieras todo un berenjenal de productos cosméticos. Te explicamos, al detalle, una rutina de cuidado facial muy básica que puedes (y deberías incluir) en tu vida.

Rutina facial básica para hombres

Todo el mundo debería contar con una rutina de limpieza e hidratación, sin importar el género, ya que la contaminación no discrimina y tu piel no es la excepción. En especial, la piel del rostro, que es la primera que se expone y se enfrenta a toda la polución ambiental. ¿La buena noticia? Solo necesitas 3 pasos para lograr una piel limpia, tonificada, hidratada y, sobre todo, bien cuidada.

LTH son las siglas de “limpieza”, “tonificación” e “hidratación”, lo más básico y, en cierto modo, lo más efectivo para lograr una piel sana. ¡Vamos con ello!

Cuidado facial para hombre: limpiadorEste gel limpiador de gua es ideal para todo tipo de pieles.

1. Limpieza facial

El primer paso para aprender a cuidar tu piel es la limpieza facial. Si eres de los que solo se lava la cara con agua, bien. Pero, llegados a cierta edad hace falta algo más que agua para mantener la piel tersa y tonificada. Hazte con un buen limpiador facial pero, cuidado, no cualquier limpiador.

Primero analiza tu piel, ¿cuál es tu tipo de piel? Existen 4 tipos de piel saludable: normal (textura equilibrada sin manchas), grasa (tu piel produce un exceso de sebo), seca (tu piel tiende a las rojeces y a descamarse) y mixta (tu piel es más grasosa en la zona T de tu rostro).

Todavía no huyas, si tienes la piel normal, mixta o grasa opta siempre por un limpiador facial indicado para “todo tipo de pieles” o un agua micelar. si tu piel es seca o tiende a la resequedad, inclínate por un limpiador facial para pieles sensibles. De hecho, en Mercadona acaban de sacar un limpiador facial muy económico con carbón activo para eliminar todas las impurezas de la dermis.

Primer paso

Cuando hayas elegido el limpiador facial, humedece tu rostro con un poco de agua y aplica unas gotas del limpiador en tus dedos. Después, extiende el limpiador por todo tu rostro siempre con movimientos circulares y hacia arriba. Tu objetivo es eliminar todas las impurezas y células muertas de tu piel.

Solo con limpiar el rostro a diario, notarás tu piel más hidratada, más calmada y tonificada. Y si tu piel producía en exceso grasa, también notarás como esa producción excesiva de sebo disminuye.

Cuidado facial para hombres en 3 pasos

2. Tónico facial

El segundo producto que debes incluir en tu rutina básica es el tónico facial, mejor si es rico en aloe vera. Tras el lavado, lo que haces es arrastrar toda la suciedad con tensioactivos por lo que se altera el pH de la piel. El tónico facial cerrará los poros y preparará tu piel para recibir todos los nutrientes de la crema hidratante. Además, los tónicos faciales favorecen un mejor riego sanguíneo, revitalizando y previniendo la flacidez de la dermis.

Segundo paso

Aplica el tónico en tu rostro directamente con las manos y con toques muy ligeros. Si es en spray, pulverízalo en tu rostro y deja que se seque.

Cuidado facial para hombres: tónico

3. Hidratación facial

He aquí el producto que mantendrá a raya la vejez, la crema hidratante, el tercer producto masculino más utilizado, solo por detrás de la espuma de afeitar y el bálsamo para después del afeitado.

Su importancia radica en que es fundamental para mantener la piel del rostro sana e hidratada. De hecho, los dos pilares fundamentales de todo cuidado facial es la limpieza y la hidratación. Así que toma nota y hazte con una crema hidratante que se adapte a tu tipo de piel. Si optas por una que tenga filtro o factor de protección, mucho mejor.

Tercer paso

La crema hidratante se debe utilizar a diario, por la mañana y por la noche. Cuando tengas tu crema hidratante, aplica una pequeña cantidad sobre tus dedos y luego extiéndela por todo tu rostro. Siempre con movimientos circulares y hacia arriba. El masaje hacia arriba estimula la circulación y favorece la penetración del producto.

También se puede aplicar la crema hidratante tras el afeitado, ya que es ideal para aliviar la sensación de ardor y rojeces.

Crema facial para hombresEsta crema hidratante esta considerada como la mejor para el cuidado de la piel de los hombres.

Tips adicionales

¿Has dormido mal? Puedes utilizar un corrector de ojeras para mitigar y tapar los signos de un mal descanso. Se aplica siempre después de la crema hidratante. Según las necesidades, puedes aplicarlo de dos formas:

  • 1. Para reducir las bolsas, aplícalo en forma de V debajo del ojo o lagrimal. Difumina suavemente con los dedos y listo.
  • 2. Si tu rostro presenta mucha fatigación, aplícalo en los ángulos interno y externo del ojo, haciendo hincapié en las zonas más oscuras.

¿Sabias que es muy importante utilizar protector solar también en invierno? El frio y las bajas temperaturas también hacen mella en tu piel y la resecan más de lo debido. Así que, si quieres añadir una capa extra de protección, utiliza protector solar todos los días y siempre después de la crema hidratante.

Cuidar tu piel no es una cuestión de vanidad, sino de cuidado personal y de buena salud. Si sigues esta rutina básica de 3 pasos, notarás como el aspecto de tu piel mejora notablemente a la par que sacas una mejor versión de ti mismo. Y, quien sabe, quizá más adelante te atrevas a experimentar el mundo de los sérums, cremas anti-edad, mascarillas y otros tantos más.