Consejos

Cómo usar las planchas sin dañar el pelo: errores frecuentes

Cómo usar las planchas sin dañar el pelo: errores frecuentes

Descubre lo que haces mal a la hora de plancharte el pelo y, aprende sencillos y prácticos trucos para no dañarlo ni quemarlo.

Autor: Hogarmania

Las planchas del pelo se han convertido en un aliado de belleza imprescindible para muchas. Permiten lucir una melena lisa u ondulada sin encrespamiento durante todo el día. Pero, no debemos olvidar de que se trata de un accesorio de calor y que, por tanto, debemos tener cuidado a la hora de utilizarla para no dañar o romper el cabello.

Las planchas de pelo pueden dañar gravemente el pelo si no las utilizamos correctamente. Repasamos los errores más frecuentes que cometemos al planchar el cabello para evitarlos y mejorar nuestra salud capilar:

1. No usar protector térmico

Siempre que vayamos a utilizar las planchas es muy importante aplicar antes un protector de calor para evitar dañar el cabello o que este se rompa.

2. Utilizar las planchas con el pelo húmedo

Este es, según los expertos, el peor error que puedes cometer a la hora de plancharte el pelo. Antes de utilizar las planchas, el cabello debe de estar completamente seco. Es preferible secarlo al aire o, de lo contrario, usar el secador.

Si utilizamos las planchas con el pelo húmedo, lo estamos cociendo literalmente. De hecho, incluso, se pueden llegar a oír una especie de “chasquidos” de cómo este se parte.

3. Pasar muchas veces la plancha o detenerte demasiado tiempo en un punto

Se recomienda no pasar la plancha más de tres veces por el mismo mechón. Lo ideal es pasarla una sola vez, lentamente, por todo el mechón; sin detenernos en un punto demasiado tiempo. De lo contrario, te quedarán marcas en el cabello y, lo peor, lo quemarás. Recuerda: Cuanto menos tiempo expongas tu pelo al calor, mejor.

4. No dividir el pelo en secciones ni desenredarlo

A la hora de utilizar las planchas, lo más efectivo es dividir el pelo en secciones e ir planchándolo mechón a mechón.

También es importante desenredar siempre el cabello con un cepillo antes de plancharlo. Si al pasar la plancha hay nudos, el pelo pude partirse.

Antes de alisar el pelo, desenreda y regula la temperatura de la plancha para no dañarlo.

5. Planchar el pelo a demasiada temperatura

Planchar el pelo a mayor temperatura no es más eficaz. Aplicar demasiado calor en el pelo daña el mismo e, incluso, puede quemarlo.

Lo mejor es comprar una plancha con regulador de temperatura para poder ajustarla de acuerdo a nuestras necesidades. En términos generales, estas son las temperaturas adecuadas para cada tipo de cabello:

  • Entre 120 y 150º para pelo fino y frágil. Te recordamos que si estas son las características de tu pelo es muy importante que no abuses de las planchas.
  • 180º para pelo normal y frágil. Esta temperatura te permitirá alisar u ondular tu melena sin dañarla.
  • 190º - 210º para pelo normal y resistente.
6. Elegir la plancha más cara y más grande

A la hora de comprar una plancha de pelo es muy habitual pensar que cuanta más cara sea, menos dañará el pelo. Sin embargo, esto no siempre es así. Por eso, te explicamos en qué características debes fijarte a la hora de hacerte con una:

  • Escoge siempre una plancha que permita regular la temperatura para no someter el cabello a demasiado calor y quemarlo.
  • Las mejores planchas y más respetuosas con tu cabello son las que tienen placas de cerámica o titanio.
  • Asegúrate de que las placas sean basculantes para que no te dejen marcas en el cabello a la hora de utilizarlas.
  • Que sean ligeras, fáciles de agarrar, y con cable largo y rotatorio para que sean mucho más cómodas de utilizar.
  • Decídete por aquellas que se apaguen automáticamente al cabo de un tiempo sin utilizarlas.
  • Pruébalas para cerciorarte de que se deslizan con facilidad por el cabello.
7. No limpiar las planchas

Es muy importante limpiar las planchas de pelo cada 15 días, aproximadamente. Unas planchas sucias, con restos de productos capilar o mal conservadas puedes terminar siendo muy dañinas con el pelo.

Para limpiarlas basta con, una vez desenchufadas y frías, pasar por las placas una toallita desmaquillante o un trapo humedecido con agua tibia. Evita utilizar productos de limpieza agresivos para no dañar la cerámica.

Cómo usar las planchas sin dañar el pelo: errores frecuentes

Además