Hogarmania.com

Legumbres

Lentejas con morcilla de Burgos, ¡un guiso muy completo para cualquier día de la semana!


¡Que no falten nunca los platos de legumbres en tu recetario semanal! Las lentejas con verduras y morcilla de arroz es uno de los guisos de invierno más populares y demandados. Además de ser completo y rico en nutrientes, es muy sabroso, cremoso y perfecto para entrar en calor.

Si quieres preparar unas ricas lentejas con morcilla de Burgos, chorizo y verduras, apunta los ingredientes y pasos que te damos ¡y comparte esta maravillosa receta con toda la familia!

Lídia Montaner, 20 de febrero de 2023

Tiempo de preparación: 15 minutos | Tiempo total: 1 hora 30 minutos


Los guisos con legumbres siempre son la opción perfecta de cuidarse de forma completa y equilibrada. Se pueden preparar de infinitas y diferentes formas, bien sean alubias con chorizo y costilla, garbanzos en cocido madrileño, o unas ricas lentejas de verduras.

Cada uno de estos platos se pueden combinar con todo tipo de carne, verduras e incluso pescado o marisco. Sólo tenemos que elegir los ingredientes que más nos gustan y ponernos manos a la obra. En esta ocasión, os proponemos unas lentejas con morcilla de Burgos para chuparse los dedos. Una versión muy parecida a las lentejas con calabacín y morcilla pero más cargada de verduras y con un toque de sabor delicioso gracias a la pastilla de Avecrem sabor carne de Gallina Blanca.

Preparar el caldo de estas lentejas con verduras y morcilla es sencillísimo si seguís todos nuestros pasos. Hemos elaborado la receta en una cazuela normal, pero si optas por una olla exprés tardarás la mitad de tiempo. Reúne los siguientes ingredientes ¡y disfruta con este exquisito guiso de lentejas con morcilla de arroz!

Ingredientes para 4 personas:

  • 350 gr. de lentejas pardinas
  • 1 cebolleta
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 150 gr. de chorizo riojano
  • 1 morcilla de burgos
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 pastilla de Avecrem sabor carne
  • 100 ml. de vino blanco
  • aceite
  • sal

Ingredientes de las lentejas con morcilla de Burgos

Cómo hacer lentejas con morcilla de Burgos

Limpiar y picar todas las verduras. Poner aceite en una cazuela y cuando esté caliente, sofreír un poco los dientes de ajo picados en una cazuela con aceite. Añade la cebolleta y el puerro todo picado y remueve.

Incorpora la zanahoria troceada y las lentejas pardinas. Remueve para que se incorporen bien todos los ingredientes.

Paso 1 de las lentejas con morcilla de Burgos

Añade el chorizo riojano cortado en 8 rodajas y vuelve a remover. Incorpora el pimentón dulce y el vino blanco.

Paso 2 de las lentejas con morcilla de Burgos

Deja que se evapore el alcohol unos 10 segundos aproximadamente y cubre con agua unos dos dedos por encima.

Añade 1 pastilla de caldo sabor intenso a carne y deja que hierva unos 20 minutos aproximadamente a fuego vivo (pero no máximo).

Paso 3 de las lentejas con morcilla de Burgos

Corta el hervor añadiendo más agua y baja el fuego para que se guisen a fuego lento durante 1 hora y 15 minutos.

Retira la piel de la morcilla de Burgos y córtala en rodajas de 2 centímetros aproximadamente.

Pon una cucharada de aceite en una sartén y cuando coja calor, coloca las rodajas de morcilla para cocinarlas a fuego suave por ambos lados.

Paso 4 de las lentejas con morcilla de Burgos

Sirve las lentejas con los trozos de morcilla por encima y ¡disfruta de un plato completo muy sabroso!

Paso 5 de las lentejas con morcilla de Burgos

Consejos para preparar lentejas con morcilla

  • Si quieres que las lentejas queden más espesas, hiérvelas primero a fuego alto (pero no máximo) unos 20 minutos aproximadamente para que suelten la fécula y así se espese el caldo una vez cocidas.
  • Recuerda que tras los 20 minutos a fuego vivo, debes cortar el hervor y bajar el fuego para que se cocinen a fuego lento y no se agarren o se peguen a la cazuela.
  • No dejes de vigilar las lentejas porque puede darse el caso de que necesiten más agua. Si se quedan sin caldo, reventará su piel y perderán toda su gracia.
  • Puede que tras la hora y cuarto de tiempo de cocción sigan un poco duras las lentejas. En este caso, déjalas que cuezan 15 minutos más.
  • En caso de que queden secas tras cocinarlas, añade un poco más de caldo y remueve a fuego lento para que se incorpore de nuevo a las legumbres. ¡Ya verás que rápidamente se vuelve a ligar las lentejas con el caldo!
  • Un truco para evitar que la morcilla se deshaga o salpique es cocinarlas a fuego lento en una sartén con aceite. Es importante saber cómo freír la morcilla sin que se deshaga.

Morcilla de Burgos

Preguntas que te pueden surgir

¿Puedo usar otro tipo de morcilla en las lentejas?

Las lentejas con morcilla de arroz tienen un toque increíble, pero si no te gusta o prefieres usar otro tipo de morcilla, no hay ningún problema. Puedes usar una morcilla de cebolla, una morcilla patatera, una morcilla achorizada o con especias, e incluso una morcilla vegana.

Igual con cualquier otro tipo de embutido que te guste: chorizo, chistorra, jamón, longaniza... Elijas el que elijas, le dará muchísimo sabor al guiso de lentejas.

¿Puedo dejar la piel de la morcilla?

El quitar la piel a la morcilla para cocinar es opcional. En esta receta la hemos quitado antes de elaborarla en la sartén, pero no hay ningún problema en que la cocines con ella. Mucha gente come piel y relleno todo junto, pero eso es a gusto de cada uno. 

Si no quieres mordisquear la piel más durita, retírala. En cambio, si te gusta notar la piel crujiente, déjala cuando cortes las rodajas para cocinar. 

¿Se puede cocinar la morcilla junto a las lentejas?

Sólo tenemos una respuesta: si no te importa que se deshaga la morcilla en el plato de lentejas, ¡adelante! 

Nosotros recomendamos cocinar la morcilla de arroz a parte y colocarla encima de las lentejas ya preparadas para degustar su textura completa en cada cucharada (evitando que se deshaga).  Lo que más nos gusta es que se mantenga la esencia de la morcilla sin que se pierda por el plato. 

Con qué acompañar las lentejas con morcilla de arroz

Lo tradicional es degustarlas con unos trozos de guindilla que le aporten un toque agridulce irresistible. Puedes elegir unas picantes para darle alegría a tu guiso, o simplemente escoger unas que no piquen y que de esta forma sean aptas para todos los públicos. 

Otra cosa que no puede faltar a la hora de degustar este plato de legumbres es la barra de pan. No hay nada como mojar un trozo de pan en la salsa de las lentejas con morcilla. ¡Pura delicia!