Pisto casero (fácil y delicioso)

Hoy os traigo un delicioso pisto casero. Es una receta muy fácil y con ingredientes que podemos encontrar fácilmente (aunque en el verano es cuando encontramos las verduras a un precio más económico). A parte de estar muy rico de sabor también nos aportan una gran variedad de vitaminas, minerales y fibra. Así que preparado de la manera que yo lo hice nos va a resultar un pisto casero rico y saludable.
Ingredientes

Ingredientes para 3-4 raciones: 

  • un calabacín 
  • una berenjena 
  • un pimiento rojo 
  • una cebolla 
  • 2 dientes de ajo 
  • 250 gr. tomate triturado fresco o de bote 
  • 80 ml. aceite de oliva (8 cucharadas) 
  • pimienta molida
  • pimentón dulce 
  • sal
Elaboración
Empezamos con los dientes de ajo, los vamos a pelar y cortar en trozos muy pequeños. Una vez que los tenemos cortados vamos a poner una cacerola al fuego y le añadimos un buen chorrito de aceite, unas 3-4 cucharadas soperas, y dejamos que se caliente bien.

Una vez que está caliente vamos añadiendo el ajo picado y lo salteamos muy poco, un minuto aproximadamente, porque el ajo no contiene mucha agua y se suele quemar rápido. Luego añadimos el tomate triturado, podéis usar tomate fresco o tomate al natural que viene en botes.

Le añadimos un poquito de sal y un poquito de pimienta molida. Le va dar a nuestro tomate un buen sabor. Lo vamos a cocinar durante 5 minutos a fuego moderado, removiendo de vez en cuando. Mientras que se está haciendo el tomate vamos a trocear las verduras.

Empezamos con el calabacín, lo vamos cortando en dados o cubitos pequeños. Después de 5 minutos el agua del tomate a reducido, añadimos 2 cucharaditas de azúcar para reducir la acidez del tomate, eso solo si es necesario, si el tomate es más dulzón no hace falta añadir azúcar.

Removemos un poco para que se disuelva y luego apagamos el fuego. Seguimos cortando la cebolla en trozos pequeños, luego la berenjena en dados o cubitos. Ponemos la berenjena troceada en un plato y seguimos cortando el pimiento rojo.

Antes de trocearlo se tiene que limpiar bien de las venillas blancas y las pepitas. luego vamos a cortarlo en cuadraditos. Ponemos una cazuela al fuego y le añadimos un buen chorrito de aceite. Otras 3-4 cucharadas y dejamos que se caliente bien.

Luego añadimos la cebolla y la vamos a pochar a fuego moderado hasta que se pone transparente. Cuando la cebolla se ha puesto transparente añadimos las demás verduras, el pimiento, la berenjena y el calabacín. También le ponemos una pizca de sal.

Removemos un poco las verduras y las vamos a pochar a fuego moderado unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Tapamos la cazuela porque así las verduras van a soltar su jugo y se van a cocinar mejor. De vez en cuando removemos las verduras, vais a ver como empiezan a ablandarse porque han soltado agua, tapamos y las dejamos que se hagan bien.

Una vez que hemos terminado de pochar las verduras, le vamos añadiendo el tomate que hemos hecho antes. Mezclamos bien para incorporarlo con las verduras. Yo le he añadido un poco más de pimienta molida y un poquito de pimentón dulce.

Rectificamos de sal si es necesario. Tapamos la cazuela y dejamos a cocer unos 5 minutos a fuego medio bajo. Y después de 5 minutos de cocción el pisto ya está listo para emplatar y servirlo. Lo podemos consumir acompañando algún filete de carne, huevos fritos o cocidos. Igual se puede consumir en forma de tapa o aperitivo.

Está igual de rico. Si queréis conservarlo para más tiempo, podéis ponerlo en botes de cristal en caliente, nada más terminada la cocción. Se les pone las tapas correspondientes a los botes y se ponen boca abajo hasta que estén bien fríos, para que se cierren bien.

Así se pueden conservar para más tiempo y os digo que en el invierno abriendo un bote de pisto sabe a gloria. Y si los ingredientes que hemos empleado son de la huerta os aseguro que sabe mucho mejor. Espero que os haya gustado la receta de pisto.