Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Ropa y tejidos

Cómo mantener tu ropa impecable como el primer día


¿Quieres cuidar y mantener tu ropa como el primer día? Con unos sencillos consejos te enseñamos cómo lavar y cuidar prendas delicadas y prendas de fibras sintéticas, algodón y deporte.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es saber qué ropa necesita unos cuidados de limpieza específicos y qué prendas de diario pueden ser lavadas con un programa normal. Recuerda que no todos los tejidos son iguales y, de hecho, algunos pueden estropearse si no la tratas con cuidado.

Por ello, es muy importante que consultar las etiquetas de las prendas y seguir siempre las recomendaciones del fabricante.

Una vez que tengas claro cómo lavar tus prendas, sepáralas en función del tipo de tejido. Te aconsejamos utilizar dos cestos para la ropa sucia: una para la ropa delicada y otra para la ropa de lavado normal: ¡no querrás que tu blusa de seda acabe destrozada por haberla lavado junto con los manteles y sábanas a 60ºC!

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es el detergente utilizado. Para los tejidos delicados es mejor que utilices un detergente líquido neutro.

Cómo lavar tejidos delicados

Además de la lana y la seda hay muchos tejidos como la angora, la organza, la franela o el terciopelo que necesitan un lavado especial que respete las fibras para que mantengan todas sus propiedades.

Se pueden lavar en la lavadora pero debes utilizar un detergente especial para prendas delicadas y seleccionar un programa corto y agua fría. No llenes todo el tambor: ocupa sólo 1/3 de su capacidad, y así evitarás que haya mucha fricción entre las prendas. Recuerda que es muy importante seleccionar un centrifugado suave, entre 400 y 600 revoluciones.

Tiende las prendas sobre una superficie plana y evitando la exposición directa al sol, ya que éste las puede dañar. En cuanto al planchado, hazlo con las prendas del revés y evitando que la superficie de la plancha esté demasiado caliente.

Si decides lavar a mano, que es la mejor opción para blusas de seda, jerséis de hilo fino o lana, sigue estos pasos:

  • 1. En un barreño vierte agua fría.
  • 2. Echa la cantidad justa de detergente porque el exceso de detergente puede dejar restos de fibras en tu ropa.
  • 3. Sumerge la prenda y frota con cuidado sobre las manchas que tuviera.
  • 4. Enjuaga siempre con agua fría.
  • 5. Escurre la prenda sin retorcerla. Un truco muy sencillo es utilizar una toalla para eliminar el exceso de humedad de la prenda.

Cómo lavar fibras sintéticas y mezclas

Muchas de las prendas que usamos hoy en día están hechas con más de una fibra, y la mayoría mezclan algodón con otras fibras sintéticas. Por eso es mejor lavarlas a baja temperatura, usar un detergente que cuide toda la ropa, y seleccionar un programa corto con un centrifugado suave. De esta manera evitaremos que las fibras pierdan su elasticidad y las prendas se deformen.

Ten en cuenta que es muy importante no sobre-dosificar el detergente en nuestras coladas: ponerle más detergente no va a hacer que la prenda salga más limpia y pueden quedar restos en las fibras y dañarlas. Si has puesto una dosis más alta a la conveniente y ves que, al finalizar el ciclo, quedan restos de espuma en el tambor, repite el aclarado.

En cuanto al secado, no uses nunca la secadora ya que podrían perder la elasticidad que las caracteriza. Por el contrario, sécalas al aire libre sin exponerlas directamente al sol.

Lavar ropa de deporte

A la hora de la lavar la ropa de deporte o fitness, hazlo a bajas temperaturas, con un programa corto y centrifugado suave. Lo que más nos gusta de este tipo de ropa son sus propiedades técnicas, la elasticidad y la transpirabilidad. También evita utilizar suavizantes, ya que empeorarán el tacto y el olor de tu ropa con el paso del tiempo.

Y recuerda que para que la ropa de deporte no huela mal debes lavarla lo antes posible: si no puede ser que el sudor y mal olor queden anclados en las fibras. ¡Y esto queremos evitarlo a toda costa!

Lavar prendas de algodón

La ropa de algodón suele desprender colorante, por ello es mejor lavar por separado las prendas de colores oscuros e intensos, especialmente cuando son nuevas, y así evitar teñidos accidentales en prendas de colores más claros.

La ropa de algodón y la ropa de casa (sábanas, toallas…) son más resistentes, por lo que permiten lavados más largos. Además, si están muy sucios o tienen manchas, es posible usar programas temperaturas más altas, aunque no es lo más recomendable, especialmente si se trata de prendas de vestir.

Te recomendamos pre- tratar la mancha aplicando un poco de detergente o un producto específico contra las manchas en la zona afectada y frotar ligeramente antes de ponerlo en la lavadora.

Te aconsejamos que antes de meter las prendas de algodón en la lavadora, le des la vuelta para así evitar el desgaste de colores por fricción; usa un detergente para toda la ropa que cuide tanto su color como su forma.

En cuanto al secado, siempre es mejor hacerlo al aire libre: deja las prendas del revés, pon las agujas de tender en las costuras para que no queden marcas y, sobre todo, no las dejes directamente al sol.