Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Ropa y tejidos

Cómo lavar tus prendas de seda, ¡sin estropearlas!


Las prendas de seda, además de ser las más deseadas, son muy delicadas. Su cuidado y mantenimiento requiere de unos conocimientos previos en el lavado de la ropa.

Por ello, te explicamos cómo lavar la ropa de seda, paso a paso, y ¡sin estropear o arruinar su color y forma natural!

La seda es uno de los tejidos más delicados que existen en el mercado. Su composición de fibras naturales hace que sea uno de los tejidos más deseados y valorados en el mundo de la moda. Sin embargo, su delicadeza hace que requiera de una manipulación cuidadosa para evitar arruinar su estructura,.

  • ¿Sabías que...? La seda más cara del mundo es el Shahtoosh que proviene del Himalaya. Es ilegal, aunque su venta es común en Internet.

A la hora de lavar ropa de seda es preferible hacerlo a mano, con agua fría y con un detergente especial para prendas delicadas. Te proporcionamos todas las claves para lavarlas con el máximo cuidado posible.

Lavar prendas de seda, paso a paso

  • 1. Prepara un recipiente con agua fría. Ten en cuenta el volumen de la prenda al escoger el recipiente y ponerle la cantidad de agua adecuada: ¡No es lo mismo un chal que una camisa!
  • 2. Echa una pequeña dosis de detergente para prendas delicadas. Para ello sigue siempre la tabla de dosificación. No utilices más detergente que el indicado, ya que no se disolverá correctamente y será más difícil aclararla. Es muy importante que esté bien disuelto antes de introducir la prenda.
  • 3. Deja la prenda en remojo durante unos 5 minutos, moviéndola de vez en cuando para que el detergente actúe. No la dejes en remojo mucho tiempo, ya que las fibras de la seda pueden enroscarse reduciendo el tamaño de la prenda.
  • 4. Después, aclara la prenda con agua fría y escurre el exceso de agua sin retorcer la prenda. Una buena opción es colocar la prenda en una percha y dejar que el agua se escurra solo en la ducha antes de colgarla en el tendedero.
  • 5. Si tiene alguna mancha, frota con mucho cuidado bajo el agua enjabonada y aclara con agua fría. De esta forma, además de aclarar, la seda quedará suave y brillante. Aclara en agua fría hasta que la prenda no escurra jabón.

Te aconsejamos que evites el uso de suavizantes comerciales, puesto que no este tipo de tejidos no lo necesitan. De igual forma, evita el uso de productos muy fuertes como la lejía, amoniaco líquido o los blanqueadores de oxígeno activo. En su lugar, si tienes manchas muy difíciles, trátalas con productos menos nocivos y más suaves.

¿Se puede lavar la seda en la lavadora?

Si quieres lavar la ropa de seda en la lavadora, lee la etiqueta de la prenda y asegúrate de que es posible hacerlo. Lo más normal es que te aparezca el símbolo de una cubeta con una mano, lo cual indica que solo debe lavarse a mano. Si aparece una cubeta sin una X, puedes lavar esa pieza en la lavadora. Es muy importante leer las indicaciones del fabricante y seguirlas al pie de la letra para no dañar o maltratar tu ropa.

En el caso de que se puedan meter en la lavadora, debes darles la vuelta y lavarlas con otras prendas que sean de la misma condición, es decir, que sean prendas delicadas, sin abalorios que puedan estropear o rasgar las fibras.

A continuación, eligen un detergente especial para prendas delicadas y que puedas utilizar en tu lavadora. Programa un ciclo de lavado corto para prendas delicadas, con agua fría y con un centrifugado suave para evitar que se estropeen.

Cómo secar prendas de seda

Para secar una prenda de seda necesitarás una toalla. ¡No la escurras! Enrolla la prenda en la toalla limpia para que absorba la humedad. Aprieta sin retorcer hasta que la toalla absorba toda la humedad. Repite el proceso las veces que sea necesario. Después, en una percha, extiende la prenda y déjala secar en un sitio que no esté expuesto directamente al sol.

Si dispones de una secadora con un programa específico para secar prendas de seda, no dudes en utilizarlo.

A la hora de planchar es conveniente hacerlo con la ropa del revés, la temperatura de la plancha al mínimo y sin vapor.

Con estos sencillos consejos, tus prendas de seda alargarán su vida útil y se mantendrán como el primer día.