Electricidad

Instalación de placas fotovoltaicas

Instalación de placas fotovoltaicas

Autor:

En este apartado de Bricomanía vamos a instalar en una caseta, una instalación de placas fotovoltaicas, un kit solar que nos permitirá realizar consumos de 550 WH/día durante los fines de semana y todos los días en verano.

La energía solar fotovoltaica se basa en la captación de energía solar y su transformación en energía eléctrica, por medio de módulos fotovoltaicos. Este tipo de energía tiene muchísimas aplicaciones, por ejemplo, para la electrificación de viviendas rurales, trasteros, garajes, o una pequeña cabaña de madera, como la nuestra.

Los acumuladores están calculados para almacenar energía hasta 3 días de consumo, es decir, nos permitirá una autonomía de 3 días sin sol. Una sugerencia, sin duda, interesante que os mostraremos, paso a paso, a continuación.

Una instalación fotovoltaica está compuesta por unos paneles solares fotovoltaicos, un regulador de carga, unos acumuladores y un inversor. Durante las horas de insolación, los paneles fotovoltaicos producen energía eléctrica en forma de corriente continua, que es almacenada en los acumuladores o baterías. En los momentos de consumo energético, éstos suministran esta electricidad, teniendo que ser transformada en corriente alterna por el inversor, a los receptores.

Dependiendo de la situación geográfica, la época del año y las condiciones meteorológicas, las placas solares generan una potencia distinta.

  • Herramientas
  • taladro atornillador
  • pistola aplicadora
  • broca para hormigón de ø 10 mm
  • broca para metal de ø 4 mm
  • Materiales
  • kit de energía solar
  • kit taco químico
Paso a paso para la instalación de placas fotovoltaicas:

Paso 1
Como los paneles deben ir colocados sobre una superficie sólida y resistente, en nuestro caso unas bases de hormigón que ya teníamos, hacemos los agujeros en los soportes metálicos para fijarlos a las zapatas. Para realizar esta tarea, utilizaremos un taladro atornillador y una broca para metal, en este caso de 4 mm de diametro.

Paso 2
A continuación, montamos los soportes siguiendo las instrucciones del fabricante. Las piezas que componen estas estructuras vienen ya mecanizadas, es decir, con los orificios de unión ya hechos, de manera que sólo tendremos que ensamblarlas con los tornillos y las tuercas que contiene el kit.

Paso 3
Conectamos un metro de cable aproximadamente en las cajas de conexión de los paneles, utilizando los terminales incluidos en el paquete. Introduciremos el cable azul en los polos positivos y el negro, en los negativos.

Paso 4
Colocamos las placas en los soportes y las sujetamos, con sus correspondientes tornillos. Para apretarlos correctamente, emplearemos una llave fija.

Paso 5
Hacemos los orificios de fijación en las bases de hormigón y retiramos el polvo producido, con la ayuda de un aspirador. Para perforar, utilizaremos el taladro provisto de una broca para hormigón, en nuestro caso de 10 mm.

Paso 6
Para fijar los soportes a las bases de hormigón, emplearemos un taco químico, bicomponente, que aguanta hasta 600 kg por punto de anclaje. Con una pistola convencional para silicona, aplicamos este producto de extrema resistencia en el interior de los agujeros.

Paso 7
Antes de que el taco químico se endurezca, introducimos, con cuidado, las varillas roscadas.

Paso 8
Cuando el producto se haya secado, presentamos las dos placas con sus soportes en su posición y fijamos el conjunto a las bases de hormigón, con unas tuercas y unas arandelas. Debemos orientar los paneles hacia el sur, con la inclinación adecuada (30º-45º según la zona), para aprovechar al máximo la luz solar directa.

Paso 9
Lo siguiente que haremos será llevar el cableado al interior de la caseta a través de un tubo metálico, para lo que utilizaremos una guía pasacables.

Paso 10
Después de colocar las baterías en un lugar protegido y bien ventilado, ponemos unos puentes para unirlas entre sí. Con una llave allen, apretamos los tornillos.

Paso 11
Luego, protegemos los tornillos con unas caperuzas de seguridad que también incluye el kit, para evitar cualquier percance.

Paso 12
Para colocar el regulador, necesitamos una superficie que no sea inflamable. Como nuestra caseta es de madera, antes de poner la pieza fijaremos una placa metálica en la pared, con adhesivo de montaje.

Paso 13
Una vez que el producto se haya endurecido, presentamos sobre la placa el regulador fotovoltaico y lo fijamos con unos tornillos roscachapa. Esta pieza, que tenemos que ubicarla cerca de las baterías o acumuladores, protege a éstos de una posible sobrecarga cuando están completamente llenos.

Paso 14
A continuación, ponemos una de las cajas portafusibles debajo del regulador, fijamos el inversor a la pared y colocamos también el otro portafusibles, debajo de éste último. El inversor convertirá la corriente de 12 V en 220 V.

Paso 15
Una vez colocados todos los elementos, hacemos las conexiones eléctricas siguiendo el esquema que viene en el kit. Es muy importante que respetemos la polaridad de cada conexión.

Paso 16
Finalmente, sustituimos las caperuzas por unos tapones de goma y comprobamos el nivel del agua destilada.

Paso 17
Ya veis lo fácil que resulta instalar un pequeño kit de energía solar fotovoltaica, que captará los rayos del sol y los transformará en energía eléctrica, cubriendo las necesidades de nuestra caseta de fin de semana.

Paso 18
Mantenimiento: Debemos comprobar, al menos 2 veces al año, el nivel de electrolito y, en caso necesario, reponer con agua destilada. La acumulación de suciedad en los paneles fotovoltaicos afectan a su producción, por eso es conveniente mantenerlos lo más limpios posible. Aunque el consumo del inversor en espera es muy bajo, os aconsejamos apagarlo durante los periodos prolongados en los que no vaya a ser usado.

Consejo:

Para rentabilizar al máximo la instalación solar, es conveniente utilizar bombillas de bajo consumo, fluorescentes y otros elementos que contribuyan al ahorro energético.