Plantas

Anturio, consejos para su cuidado

Anturio, consejos para su cuidado

Autor:

El Anturio (Anthurium Scherzerianum) tiene doble interés decorativo, ya que posee unas atractivas flores que visten de color la planta y hojas verdes brillantes.

Nombre común: Anturio

Nombre científico: Anthurium Scherzerianum

Familia: Aráceas

Origen: Sudamérica

Ubicación: Interior

Floración: Verano

Luz: Muy luminoso

Riego: Moderado, evitar encharcamientos

Abono: Abono de floración en primavera y verano cada 15 días

Descripción del anturio

El Anturio tiene doble interés decorativo, puesto que posee unas atractivas, llamativas, duraderas y singulares flores que visten de color la planta, y porque posee unas hojas verdes brillantes también muy elegantes. Las flores son de distintos colores según las variedades, aunque las más habituales son las de flor roja. Éstas pueden llegar a durar hasta dos meses, y una vez marchitas, se eliminan desde la base para inducir la aparición de nuevas flores.

No es una planta de interior fácil de cultivar ya que es muy exigente sobre todo en cuanto a humedad ambiental y generalmente una casa con calefacción central tiende a tener un ambiente muy seco. Pero si tenemos la paciencia y la perseverancia de pulverizar las hojas del anturio con frecuencia conseguiremos adaptarla al crecimiento en el interior de nuestras casas y se convertirá en una de las plantas de interior más agradecida por su incesante floración.

Luz y temperatura del anturio

El anturio exige entornos muy luminosos y, por tanto, lo colocaremos cerca de una ventana, donde el sol se filtre a través de una cortina, evitando las quemaduras de las hojas. No admite cambios bruscos de temperatura, necesita que ésta sea homogénea. Aguanta desde los 15 hasta los 28 ºC aproximadamente.

Riego del anturio

No tolera el exceso de agua ya que en condiciones de encharcamiento tiende a amarillear y perder las hojas progresivamente. Regaremos durante el periodo de crecimiento (primavera y verano) cuando la tierra empiece a secarse, es decir, aproximadamente cada semana un par de veces, durante el periodo de reposo regaremos menos. Hay que pulverizarla muy a menudo con agua tibia, o podrían amarillearse las hojas. Debe ser agua blanda, con poca cal.

Abono del anturio

Durante la floración, hay que aportar abono de floración al agua de riego, lo que provocará el incremento de la aparición de nuevas y majestuosas flores.

Consejos:

Si el anturio está a gusto crecerá sin necesidad de cambio de maceta hasta crear una mata con pequeños tallos que se van alargando, sin consistencia, lo que provoca el desmoronamiento de la mata. Si habéis llegado a este extremo podéis proceder a trasplantarlo enterrando los esquejes de tallos con presencia de raíces aéreas que observéis en la base del anturio.