Jardín

Tritoma o kniphofia en el jardín

Tritoma o kniphofia en el jardín

Autor:

A continuación nos centraremos en ver la Tritoma o Kniphofia a modo de planta protagonista en un jardín. Se trata de una planta de exterior muy llamativa por sus colores.

Nos encontramos en un gran jardín que está decorado con diferentes plantas vivaces entre las que encontramos al Tritoma o Kniphofia uvaria, que cuando está en plena floración, se convierte en una planta protagonista gracias a sus colores. Además, es una planta vivaz que resiste la sequía, y por ello soporta bien los diferentes climas que podemos encontrar en la Península Ibérica.

La Tritoma o Kniphofia más habitual suele ser la variedad uvaria. Esta planta de exterior se caracteriza por los llamativos colores de los capullos y de las propias flores. Cuando los capullos están cerrados tienen un tono rojo-anaranjado, y a medida que se van abriendo y van apareciendo los estambres y los pistilos, la planta adquiere un color más amarillento. Por ello, ese aspecto bicolor hace que sea una planta muy llamativa.

Existen otras variedades de la Tritoma o Kniphofia que en lugar de tener los capullos en una tonalidad tan roja, los tiene en un tono más verde. Ese color verde junto con el amarillo crea una combinación perfecta con un toque más elegante, que ayuda a decorar los jardines de nuestros hogares.

Tras la floración de las Tritoma o Kniphofia, llega el momento de la fructificación. Una vez son fecundadas las flores, suelen aparecer unas pequeñas bolas de color verde que serán el fruto. Dentro de estas bolas están las semillas, que si las cosechamos y realizamos la plantación, obtendríamos una nueva planta. Con este tipo de reproducción, suele ser un tanto complicado saber de qué color saldrá la Tritoma. Por ello, si nos queremos asegurar que la planta sea de un color o de otro, lo mejor es optar por dividir la mata de la propia planta.

Además de la Tritoma o Kniphofia para decorar el jardín, podemos utilizar también otras plantas vivaces que combinarán muy bien. La Stipa gigantea es una planta que puede llegar a alcanzar los dos metros de altura y puede ser una opción muy buena para combinarla con la Tritoma. Otra opción es la Asphodeline lucea, que gracias a sus hojas azuladas y las espigas con flores en tono amarillo, pueden ayudar a resaltar la belleza de la Tritoma.