Plantas

Humedad ambiental

Humedad ambiental

Autor:

Muchas plantas de interior son originarias de las selvas tropicales donde la humedad ambiental es altísima. En la mayoría de las casas, debido sobre todo a la presencia de las calefacciones centrales, el aire suele ser demasiado seco y este tipo de plantas reaccionan secando las puntas de las hojas. Por eso, es necesario que en el caso del anturio, la areca, la begonia, las orquídeas o las drácenas, por ejemplo, les proporcionemos la humedad que necesitan. 

Para aumentar la humedad ambiental podemos realizar distintas acciones. Una forma sencilla es colocar un paño humedecido o recipiente con agua sobre un radiador situado cerca de las plantas. El paño tendremos que volver a humedecerlo una vez al día. Según se vaya secando la humedad del paño, ésta pasará al aire, lo que aumenta la humedad ambiental.

Otra forma habitual de incrementar la humedad del aire es pulverizando las hojas con agua tibia. Para asegurarnos de que el agua del pulverizador está a la temperatura adecuada dejaremos siempre el pulverizador lleno, para que el agua esté a la temperatura ambiental en el momento de la pulverización.

También podemos colocar una bandeja con 3 o 4 centímetros de gravilla o roca volcánica. Sobre la gravilla colocamos el tiesto con la planta, y llenamos la bandeja con agua, sin que ésta llague a cubrir la gravilla. El agua, al ir evaporándose, creará las condiciones de humedad óptimas para las plantas que agrupemos sobre la bandeja.