Plantas

El color de las hortensias

El color de las hortensias

Autor:

En esta ocasión vamos a hablar sobre el color de las hortensias, un tema que causa muchas dudas y queremos solucionar.

La hortensia más cotizada es la de flor azul. Sin embargo, no es posible conseguir que todas las hortensias tengan color azul. Existen muchísimas variedades de hortensias, y cada una de ellas se caracteriza por tener un color de flor concreto. Hay variedades de flor blanca, de flor rosa, roja, morada y azul. La hortensia es una planta que requiere mucha humedad y tierras ácidas

Cuando cultivamos una hortensia en tierra no suficientemente ácida, la planta reacciona por un lado cambiando el color de las hojas: las hojas quedan con la nervación de color verde y el resto se amarillea. Esto ocurre porque la planta no puede absorber el hierro que necesita, y a esta carencia la llamamos clorosis férrica.Otra consecuencia de cultivar la hortensia en tierra no suficientemente ácida es que las flores no adquieren las tonalidades intensas propias de la variedad, observándose una decoloración de las flores que en general tienden a palidecer.

Por tanto, una hortensia de variedad azul cultivada en tierra no ácida nos dará flores de color rosa pálido. En estos casos, para conseguir el color deseado propio de la variedad, tendremos que añadir tierra ácida y una dosis adecuada de quelatos de hierro. En caso de vivir en zonas donde las aguas son duras, no deberemos de regar la hortensia con este agua cargada de cal, ya que subiremos el pH de la tierra. En estos casos es aconsejable recoger el agua de lluvia para regar la hortensia o bien deja reposar el agua en cubetas para que la cal se sedimente y regar al cabo de unos días de sedimentación.

Si la variedad de hortensia es de color rosa, el hecho de estar en tierra no ácida, alcalina, genera flores blanquecinas matizadas de un rosa muy claro. Al rectificar el pH de la tierra con la incorporación de quelatos de hierro, las flores no se tornarán azules sino que adquirirán un intenso color rosa. Es decir, cada variedad mantiene su color original, siendo imposible que una hortensia rosa originalmente se convierta en azul.