Hogarmania.com

Pescados y mariscos

Langostinos al ajillo por Karlos Arguiñano


Preparamos una receta sabrosa y sencilla ideal para presentar en las mesas de celebraciones como en Navidad: langostinos al ajillo (camarones o gambones), un ya de por sí exquisito marisco que, acompañado del sabor del ajo y de la salsa que se forma a la hora de cocinar, será todo un éxito.

Una tapa fácil y rápida de marisco que será una de las protagonistas en las celebraciones de Navidad, al igual que las siguientes propuestas: vieiras a la gallega, navajas a la plancha o gambones al horno, sin olvidarnos de las clásicas gambas al ajillo.

Ingredientes (6 personas):

  • 1 kg de langostinos, gambones o camarones (congelados o frescos)
  • 6 dientes de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • perejil
  • 1 cayena
  • sal

Receta de langostinos al ajillo paso a paso

Comenzamos la receta colocando en una cazuela de barro el aceite de oliva virgen extra con la cayena o guindilla seca que le dará ese toque picante a nuestros gambones.

Posteriormente pelamos y cortamos los dientes de ajo en rodajas finas. Doramos los dientes de ajo laminados, sin quemarlos, y los retiramos para incorporarlos al final de la receta.

Llega la hora de incorporar los langostinos ya escurridos a la cazuela donde tenemos el aceite. Subimos la temperatura para cocinarlos y añadimos la sal a nuestro gusto.

Los langostinos o gambones comenzaran a soltar su jugo con la subida de la temperatura y emulsionan, con lo que el aceite cambiará de color.

Finalmente agregamos la guindilla seca o cayena y los ajos previamente dorados. Rehidratamos, removemos y mezclamos todos los ingredientes.

Servimos en el momento en el que estimemos que los langostinos están en su punto de cocción.

Ya tendremos lista nuestra jugosa y sencilla receta de langostinos al ajillo con un toque picante.

Langostinos al ajillo

Consejos para hacer langostinos al ajillo de Arguiñano

El marisco puede ser fresco o congelado; en el caso de que los langostinos sean frescos les retiramos la cabeza y cola (a menos que ya estén pelados); posteriormente colocamos los gambones en un cuenco y lavamos para eliminar cualquier impureza. Secamos con un trapo o papel absorbente.Reeservamos

También puede darse el caso de que los langostinos estén congelados con lo que los dejaremos un día antes en el frigorífico para que se vayan descongelando. Es importante colocar por ejemplo un bol debajo de los langostinos para que el agua se escurra en el mismo. También podemos encontrar en el supermercado gambones pelados y congelamos, con lo que realizaremos el mismo proceso que anteriormente.

En cualquiera de los dos casos, sean congelados o no, quitamos el intestino de las piezas de marisco y sazonamos con sal fina, con lo que ya podremos comenzar a elaborar la receta de langostinos al ajillo.

Tags relacionados langostinos ajillo