Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Ropa y tejidos

Cómo lavar tejidos de viscosa y seda


La ropa confeccionada con tejidos como la seda o la viscosa requiere de un lavado, secado y planchado específicos. Te damos los mejores trucos y consejos para no estropear tus prendas de seda o viscosa.

La seda es una fibra textil compuesta por monofilamentos con la que se fabrican prendas de lujo como vestidos de fiesta y lencería, gracias a su brillo natural, tacto suave y agradable y buena absorción de la humedad.

La viscosa, por su parte, es una fibra artificial obtenida de la celulosa de la madera, es brillante como la seda y también se caracteriza por ser un tejido muy transpirable.

Si tienes una prenda de seda o viscosa lo primero que debes hacer es leer las instrucciones de la etiqueta, ya que algunas prendas confeccionadas con estos materiales no se pueden lavar.

Cómo lavar prendas de viscosa o rayón

1. Lavado a mano o a máquina

Lavado a mano: Las prendas de viscosa o rayón son frágiles cuando se humedecen por eso lo mejor es lavarlas a mano siempre que puedas. Utiliza agua fría y un detergente delicado a mano con fórmula neutra para mantener el aspecto, color y suavidad de estas prendas. ¡No las escurras o retuerzas! Podrías dañar sus fibras.

Lavado a máquina: Si lavas la prenda de viscosa en la lavadora conviene protegerla usando una bolsa de tela para lavado (para evitar roces y desgarros). Utiliza un programa corto para prendas delicadas, agua fría y un detergente a máquina especial para este tipo de ropa.

2. Secado

Después del lavado, sacude la prenda de viscosa con suavidad y cuidado para quitarle la humedad. También puedes enrollar la prenda en una toalla seca. Hagas lo que hagas, después déjala en una superficie plana para que se termine de secar, pero… ¡no uses secadora!

3. Planchado

Para evitar dañar las fibras de viscosa, antes de planchar, humedece ligeramente la prenda. Para una mayor protección, dale la vuelta y coloca un paño blanco entre la superficie caliente y ésta.

vestidos seda plancha

Cómo lavar prendas de seda

La seda es un tejido especialmente delicado y sensible: sigue estos consejos para evitar dañar el tejido cuando la laves.

1. Lavado a mano

Las prendas de seda conviene lavarlas siempre a mano, con agua fría y un detergente a mano para prendas delicadas. De esta manera mantendrás la suavidad y el color original de la seda.

Para hacerlo, tan solo tienes que introducir la pieza de seda en un recipiente con agua fría, añadir la dosis recomendada de detergente y dejar reposar unos minutos, agitando suavemente la prenda dentro del agua de vez en cuando. Una vez hecho esto, enjuágala bien y escúrrela sin retorcer, con delicadeza.

2. Secado

Después del lavado, seca tu prenda de seda al aire libre y cuélgala de una percha alejada del sol para no dañar el color de la seda.

3. Planchado

Antes de planchar las prendas de seda, dales la vuelta. Plancha la prenda sin vapor y a temperatura mínima.

Para conservar tus vestidos u otras prendas de seda o viscosa en buen estado cuélgalos de una percha en el armario y coloca un producto antipolillas.