Mascotas

El linfoma en nuestras mascotas

El linfoma en nuestras mascotas

¿Por qué se produce? ¿Tiene cura? Descubre éstas y otras características de un cáncer que no sólo afecta a las personas, sino también a perros y gatos.

Al igual que las personas, nuestras mascotas también pueden presentar este tipo de cáncer más conocido como linfosarcoma ya que aparece en nódulos linfáticos u órganos que contienen tejido linfoide. Es decir, en el bazo, el hígado o la médula ósea.

Pero, ¿por qué se produce?

Esta enfermedad se debe a una proliferación descontrolada y maligna de las células del sistema linfoide y se desconoce la causa. Sin embargo, según expertos veterinarios, se barajan factores de riesgo ambientales tales como herbicidas o el humo del tabaco. Por otro lado, también se piensa en los virus o cambios en la inmunomodulación, además de predisposición genética.

El linfoma en nuestras mascotas

En el caso de los perros, según el Servicio Integral de Diagnóstico Anatomopatológico, el 80% de los casos de linfoma se presenta en animales de entre 5 y 11 años. No obstante, razas como el Boxer, Scottish Terrier, Bulldog, San Bernardo, Airedale, Bullmastiff, Rottweiler y Basset Hound suelen ser las más comunes en padecerlo.

En el caso de los gatos, esta enfermedad suele ser frecuente en animales pequeños de 2 años o entre 6 y 12 años. El Siamés sería la raza que mayor predisposición muestra ante este cáncer.

El linfoma en nuestras mascotas

¿Dónde se puede encontrar?

  • En un único ganglio linfático afectado
  • En varios ganglios afectados de una misma zona
  • Como afectación generalizada de los ganglios linfáticos
  • Como afectación del hígado o del bazo
  • Como afectación de la médula ósea

Cómo se detecta el linfoma en nuestras mascotas

El linfoma canino se observa con ganglios de superficie lisa y movilidad al tacto y normalmente, no suele presentar ni dolor ni fiebre. Sólo el 20% puede tener signos como anorexia, caquexia o apatía. Por otro lado, casi un 7% de los casos demuestra una pérdida de peso o diarrea.

En el linfoma felino, los signos varían en función del órgano u órganos afectados. Suelen presentar dificultad respiratoria, adelgazamiento, vómitos o estreñimiento. Además, 2 de cada 3 gatos con linfoma presentan una afección de la médula ósea o una anemia no regenerativa.

El linfoma en nuestras mascotas

Cómo se puede diagnosticar el linfoma

  • Hemograma: nos puede dar información importante sobre si nuestra mascota tiene anemia, linfocitos inmaduros, parámetros hepáticos alterados o valores aumentados de calcio, más conocido como hipercalcemia maligna.
  • Citología: se extraen las células de un nódulo linfático agrandado mediante aspiración con una aguja fina.
  • Biopsia: se extirpan las células de un nódulo linfático agrandado.
  • Radiografías y ecografías de tórax y abdomen: nos permitirán valorar los nódulos linfáticos, órganos y masas.
  • Resonancia magnética: es otra de las pruebas que se puede tener en cuenta

Cómo se puede tratar el linfoma

Para realizar un correcto tratamiento debemos tener en cuenta las circunstancias de cada animal, el tipo de linfoma y su extensión. El objetivo del mismo sería prolongar su tiempo de supervivencia y mantenerle una buena calidad de vida.

  • Tratamiento de quimioterapia. Aunque normalmente se suele recurrir a este tratamiento, es cierto que suele tener efectos secundarios que pueden afectar al sistema gastrointestinal, producir cistitis hemorrágica, reacciones alérgicas o reducir el número de linfocitos, por lo que nuestra mascota será más propensa a contraer infecciones.
  • Radioterapia e inmunoterapia. Para la selección de estos tratamientos, el profesional deberá valorar la fase del linfoma que padezca el animal y el pronóstico del que depende.

El linfoma en nuestras mascotas

¿El linfoma en mascotas tiene cura?

En algunos casos, sí se puede curar mediante cirugía o tratamiento. No obstante, existen otros casos en los que su cura no será posible y sólo se podrá emplear un tratamiento para alargarle un año más de vida o incluso, 2 o 3 años. Por tanto, la curación siempre dependerá del tipo de linfoma y del estadio clínico de la enfermedad.

El linfoma en nuestras mascotas

Es muy importante iniciar el tratamiento cuanto antes y no esperar a la aparición de metástasis, ya que puede ser demasiado complicado para tratarlo.

Desde Hogarmania recomendamos visitar al veterinario de manera periódica y con cualquier síntoma extraño que presente nuestra mascota. De esta forma, podremos detectar a tiempo cualquier anomalía o enfermedad.

Además