Razas

El Pastor de Bérgamo, un perro con rastas

El Pastor de Bérgamo, un perro con rastas

El Pastor de Bérgamo o bergamasco es un perro que se caracteriza por su denso pelaje (¡como rastas!). Criado en los Alpes italianos, es una raza sumamente inteligente y paciente, por lo que es muy recomendable como primer perro para los niños.

De origen italiano, el Pastor de Bérgamo fue criado para vagar por los campos guiando y protegiendo los rebaños de sus dueños. Posee un instinto muy protector y un temperamento calmado. Son ideales como perros de hogar, de salvamento o terapéutico (niños y ancianos).

Aunque su raza es, relativamente, abundante en su país de origen, no es muy conocido a nivel internacional. Como mascota establecerá relaciones muy cercanas con sus dueños y con otros animales grandes o pequeños.

  • Dato interesante: estuvo al borde de la extinción durante la Segunda Guerra Mundial por el declive de la industria ovina italiana.

Rasgos físicos

Es un perro bien proporcionado, robusto y musculoso. Su cráneo es grande y ancho. Su nariz, teñida de negro azabache, realza sus ojos prominentes de color marrón. Lo más característico del bergamasco es su pelaje. Se dice que es una mezcla de tres tipos de pelo:

  • Subpelo: Pelo pequeño, suave y sedoso.
  • Pelo de cabra: Largo, rugoso y denso.
  • Pelo de oveja: Es el pelo exterior. Es más fino y lanoso.

Conforme crecen, estos tres tipos de pelo se van entrelanzando formando esteras anchas y planas, similares a las rastas. Estos mechones se desarrollan de forma natural durante su primer año de vida. No se deben tocar, a no ser que se formen bloques compactos.

pastor bérgamo

Comportamiento

Por su carácter paciente, dócil y tranquilo es una raza muy recomendable para los más peques del hogar como primer perro. Además, el bergamasco es un perro inteligente y protector, que muestra gentileza y consideración por sus dueños.

En el campo, su versatilidad le hace ser un excelente compañero en la conducción y protección de rebaños.

Salud y cuidados

Su esperanza de vida promedio es de 13 a 15 años. Nos encontramos ante una raza sana y resistente, con muy pocos problemas de salud. Criado para cuidar rebaños y disuadir a posibles depredadores, como lobos y osos, el bergamasco desarrolló un fuerte instinto de perro guardián.

Este perro necesita estímulos para externalizar su energía, pues es un perro que adora los espacios abiertos y que necesita de ejercicio físico constante para mantener su equilibrio, tanto físico como mental.

Por la densidad de su pelaje, puede parecer complicado cuidar de él. Sin embargo, el Pastor de Bérgamo, tras el baño, no necesita de cepillado, basta con dejarlo secando al sol. Además, es un perro que no está sujeto a las mudas estacionales. ¡Apenas pierden pelo!

Además