Ropa y tejidos

Cómo limpiar el calzado de ante según el tipo de mancha

Cómo limpiar el calzado de ante según el tipo de mancha

Evitar las manchas en el calzado de ante puede resultar difícil, os enseñamos paso a paso cómo actuar ante las distintos tipos.

El calzado de ante es tan común como delicado. Es muy fácil de estropear si no tenemos cuidado en su uso y limpieza. La exposición al agua u otras sustancias pueden dejar manchas antiestéticas. Se trata de un material muy poco recomendado para los días de lluvia e igualmente, el exceso de sol puede pasarles factura, haciendo que pierdan color y muestren un aspecto degradado antes de tiempo.

A continuación, os enseñamos cómo actuar ante las distintas manchas en el calzado de ante:

Polvo y barro

Este tipo de manchas son las más sencillas de eliminar.

La mancha debe de estar seca antes de actuar sobre ella. Para eliminar el polvo o una mancha de barro lo mejor es utilizar un cepillo específico para este tipo de material. Cepilla siempre en el sentido natural del material, suavemente.

En caso de que las manchas de barro sean demasiado resistentes para el cepillo, puedes utilizar un cepillo de dientes suave, pero ten en cuenta que esta herramienta es más dura cara a la delicadeza del calzado. Peina con suavidad la mancha en el sentido natural del material hasta que se ablande y retira los últimos restos con el cepillo.

Cepillar calzado de ante

Manchas de agua y humedad

Si la tela está todavía mojada, pasa a eliminar en la medida de lo posible la humedad. Para ello, procura absorber el máximo de agua con toallas de tela o papel absorbente. No frotes, presiona ligeramente y ante todo, no utilices un secador u otra fuente de calor para acelerar el proceso, esto podría estropear el material con manchas sin remedio.

Si no es suficiente y el calzado está empapado, puedes rellenarlo con papel absorbente o papel de periódico (con cuidado de que no destiña) y dejarlo secar, así también mantendrá su forma original sin deformarse por el exceso de humedad.

SI la mancha de agua ya tiene tiempo, puedes eliminarla volviendo a humedecer ligeramente el ante con un spray de agua. Retira el exceso de humedad con una toalla limpia y deja secar.

Para las manchas de humedad, puedes utilizar tónica o agua carbonatada. Recomendamos probar primero en una zona poco visible del zapato para asegurarnos que no vaya a estropearlo, ya que cada tipo de calzado de ante puede variar en su composición y reacción a ciertos remedios.

Primero pasa el cepillo para eliminar el polvo y suciedad superficial del calzado. Posteriormente, humedece, que no empapa, un trapo limpio y aplica sobre la mancha. No frotes, presiona con suavidad hasta humedecerla ligeramente. Utiliza otro trapo limpio y seco para eliminar el exceso de humedad, y deja secar de forma natural, sin exponerlo a fuentes de calor. Puedes utilizar bolsitas antihumedad para guardarlos una vez estén secos.

Limpiar calzado ante

Pisotones y rozaduras

Prueba primero con el cepillo especial para ante, y si la mancha es demasiado resistente y no da resultado puedes utilizar una goma de borrar especial para ante o gamuza, o incluso una goma de borrar normal, de uso escolar.

En el segundo caso, recomendamos otra vez a que lo pruebes previamente sobre una zona no muy visible para ver cómo reacciona el ante. Frota con delicadeza y en el sentido natural del tejido. Una vez hayas eliminado la mancha vuelve a pasar el cepillo para peinar y dar un acabado impecable al calzado.

Borra especial para calzado de ante

Grasa o aceite

En estas situaciones evita siempre frotar la mancha, no queremos que se extienda.

Ante una mancha de grasa o aceite, procura presionar con un trapo de algodón limpio y seco. Retira así en lo posible el exceso de humedad. ¡Y recuerda! No frotes para que la mancha no se extienda. Añade sobre la mancha polvos de talco o incluso, harina refinada y deja reposar unas 12 horas antes de cepillar suavemente.

Si la mancha está seca, puedes humedecer el cepillo en una mezcla de agua con amoniaco (prueba primero sobre una zona poco visible). No expongas el material a demasiada humedad y recuerda, peina siempre en el sentido natural del ante. Incide sobre la mancha pero peina todo el zapato o bota para evitar que queden manchas. Deja secar de forma natural, sin acelerar el proceso con un secador o ponerlo al sol, para no estropear el tejido.

"Más vale prevenir que limpiar"

- Agua: Este tipo de calzado es especialmente vulnerable al agua y la lluvia. Procura no utilizarlo en los días de lluvia y te ahorrarás muchos disgustos.

- Sol: La excesiva exposición al sol puede hacer que el color del calzado se destiña, provocando que el calzado obtenga un aspecto viejo y descuidado prematuro.

- Nunca utilices bolsas de plástico: Para transportar este tipo de calzado de ante o a la hora de meterlos en la maleta, debemos evitar siempre utilizar bolsas de plástico. El tejido podría dañarse. Lo más adecuado para su almacenaje siempre serán las bolsas de tela, más delicadas en cuando al contacto con el ante.

- Protege de agua con repelente de lluvia: Existen sprays especiales para la protección de este tipo de calzado. Lo mejor es utilizar un repelente de lluvia para protegerlos, solo tendremos que fijarnos que el producto sea específico para el ante, nobuk o gamuza y seguir estrictamente sus instrucciones.

Cómo limpiar calzado de ante

Además