Hogarmania.com
Hogarmania.com

Ropa y tejidos

Cómo secar la ropa dentro de casa (evitando generar humedad)


El secado de la ropa en el interior del hogar se impone cuando no se dispone de tendedero exterior, secadora o simplemente hace mal tiempo. Sin embargo, ¿corre tu casa riesgo de adquirir humedades? ¡No!

Descubre los mejores trucos y consejos para secar la ropa dentro de casa.

En invierno, cuando el temporal impide que la ropa se seque al aire libre y expuestos a los rayos del sol, es habitual que tendamos la ropa dentro de casa. Pero, ¡cuidado! Es una acción que no se debe hacer de forma frecuente, especialmente cuando se trata de secar mantas, edredones y sábanas dentro de casa.

Pero, ¿por qué no es recomendable tender la ropa dentro de casa? Una de las principales razones es que puede originar problemas de salud, pues la ropa húmeda aumenta la cantidad de humedad ambiental e incluso generar humedad en los armarios y roperos de la casa. Así que, debes tener mucho cuidado.

Existen una serie de trucos y consejos para secar la ropa dentro de casa, evitando las humedades, los malos olores y ahorrando un poco en la factura de la luz. ¿Lo mejor? No necesitarás una secadora.

Cómo secar la ropa dentro de casa

Es posible secar la ropa dentro de casa, siempre y cuando se tomen precauciones.

Cómo secar la ropa dentro de casa

Para evitar que la casa se humedezca y acabe atiborrada de ropa que tarda días en secarse lo mejor es seguir las siguientes pautas:

1. Elige el tendedero plegable adecuado

En el mercado tienes una gran variedad de tendederos y secadores de ropa. Los mejores son los que se apoyan en el suelo o cuelgan de la pared del techo. Te aconsejamos que elijas que puedas colocar en los espacios más cálidos de la casa y que dispongan de buena ventilación (junto a la ventana) y, en caso de que sea posible, que le dé el sol.

2. Evitar secar la ropa en los radiadores

Es un error muy grande secar la ropa en los radiadores. ¿Por qué? Algunas prendas podrían encoger o volverse más duras debido al calor que irradia este sistema de calefacción. Además, es una acción que produce condensación y la pérdida del calor en la estancia.

3. Abre la ventana para evitar la condensación

Siempre que vayas a tender la ropa dentro de casa, procura abrir una ventana y la puerta. La corriente de aire evitará la humedad ambiental y el moho (especialmente en la ropa).

De hecho, el mejor lugar para secar la ropa dentro de casa es la cocina y los espacios más abiertos. Sin embargo, la cocina genera olor a comida, algo que puede echarnos para atrás.

Por ello, lo mejor será tender la ropa en el espacio más amplio de la casa, con las ventanas y puertas abiertas. Otra opción, por ejemplo si dispones de un pequeño balcón cubierto, es colocar allí el tendedero.

4. Quita el exceso de agua

Antes de secar la ropa, es muy importante que extraigas todo el agua posible. ¿Cómo? Siguiendo estos dos métodos:

  • Si lavas a mano: escurre lo máximo posible con las manos sin retorcer la prenda. Sacúdela en repetidas ocasiones y déjala colgada en un perchero dentro de la ducha durante una hora. Pasado este tiempo, ponlo a secar en el tendedero.
  • Si lavas a máquina, procura utilizar el centrifugado. De lo contrario, la ropa se secará lentamente y olerá a humedad.

5. Sacude bien

Antes de tender la ropa dentro de casa, sacude enérgicamente cada prenda. Con esto también eliminas el exceso de humedad y, lo mejor, evitas arrugas en las prendas, especialmente en las camisetas y camisas.

6. Organiza el tendedero

Al colocar la ropa en el tendedero, asegúrate de poner las prendas más pequeñas, como braguitas, calcetines y sujetadores, en la parte inferior y reservar las varillas superiores para las prendas de mayor volumen.

Si el tendedero es interior (es decir, está instalado dentro de tu casa en un cuarto de lavado y secado), lo mejor es que laves la ropa por secciones o grupo de prendas: abrigos con abrigos, camisetas con camisetas y ropa interior con la ropa interior.

7. Respeta el espacio entre las prendas

Un buen truco para que la ropa se seque más rápido dentro de casa es respetar el espacio entre las prendas y que el aire circule a su alrededor. Así se evitará que se seque lentamente y que huela a humedad, incluso una vez seca.

Otro truco para evitar que la ropa huela mal es tenderla nada más terminar el ciclo de lavado. Recuerda, la humedad es el enemigo número uno de la ropa recién lavada. De igual forma, guarda la ropa solo cuando esté completamente seca.

8. Utiliza perchas

Para mantener la forma y reducir al mínimo las arrugas, es mejor tender en perchas vestidos, camisas y chaquetas. Puedes, por ejemplo, ponerlas en la ducha o bañera mientras chorrean y luego pasarlas al tendedero cuando se ha escurrido el exceso de humedad.

Cómo tender la ropa dentro de casa

En el mercado puedes encontrar perchas especiales para secar la ropa menuda, como la ropa de bebé, las prendas intimas y los calcetines. Son muy útiles, puesto que ahorran espacio y no dejan arrugas ni la huella de la barra del tendedero.

9. Seca las prendas de lana en horizontal

Para evitar que tus jerséis, camisetas y abrigos de lana se deformen, es necesario que las seques en horizontal. Por ejemplo, puedes poner una toalla en horizontal sobre el tendedero y colocar la prenda en cuestión. También se puede usar un tendedero de malla que se coloca sobre la bañera.

Otros enseres que deben secarse siempre en horizontal son los rellenos de las almohadas, los rellenos nórdicos y las chaquetas acolchadas o de pluma.

10. Acelera el proceso

Si los jerséis gruesos o las mantas se secan muy despacio, adquirirán olor a humedad. Se puede acelerar el proceso encendiendo el ventilador eléctrico para que se mueva la ropa o incluso colocándola junto a una fuente de calor, ventilación o extracción. En este último caso, si secas la ropa en la cocina, enciende el extractor.

Cómo secar la ropa dentro de casa y evitar la humedad

Secar las prendas sobre el radiador es uno de los errores más frecuentes al secar la ropa.

Más consejos para secar la ropa dentro de casa

A continuación, te proporcionamos unos consejos que te serán muy útiles para alargar la vida de tus prendas sin poner en riesgo tu salud.

  • Seca la ropa dentro de casa siempre que tú estés fuera de casa.
  • Nunca seques la ropa dentro de casa por la noche ni ubiques el tendedero en habitaciones habitadas.
  • Procura no lavar mucha ropa de golpe, ya que no tendrás espacio para secarla, por lo que se acumulará y generara moho.
  • Cuando se haya acabado el secado, airea o ventila la estancia. Hazlo abriendo puertas y ventanas.
  • Si ves que tu ropa sale muy mojada de la lavadora, programa un segundo centrifugado.