Hogarmania.com

Poda

Tipos de poda (y por qué es necesaria)


Una vez que conocemos cuándo podar, es imprescindible conocer los distintos tipos de poda que se pueden realizar para así seleccionar el adecuado en función de nuestro objetivo. Entre ellos está la poda de formación, de saneamiento, de fructificación... ¡No os lo perdáis!

En la naturaleza las plantas crecen espontáneamente, adaptándose al lugar (clima, suelo...), y desarrollan un crecimiento sin que sea necesaria la poda. Por lo tanto, la primera pregunta que debemos plantearnos es por qué podamos ya que las plantas en su hábitat natural no necesitan poda.

Siempre debemos tener en cuenta si hay posibilidad de no podar. Nuestra actitud como jardineros o aficionados a la jardinería no debe ser impulsiva y mecánica, sino que nunca se nos debe olvidar que las plantas son seres vivos y que sin nosotros crecen estupendamente. Sin embargo, hay unas nociones y situaciones particulares que hacen que la poda sea necesaria.

La poda: ciencia y arte

Antes de enumerar las circunstancias particulares que hacen necesaria la poda, hay que aclarar que esta es, en parte, ciencia y, en parte, arte.

Como ciencia estamos obligados a entender el crecimiento de la planta, su porte natural, necesidades de suelo y climáticas... Todo esto nos ayudará a entender cuándo, cómo y dónde es necesaria una poda.

Como arte, con la poda tenemos la capacidad de crear una imagen "no natural" que, previamente, hemos visualizado en la mente.

Circunstancias que hacen necesaria la poda

1. Problemas de escala: Muchas veces se realizan plantaciones sin tener en cuenta el desarrollo final de los arbustos y, transcurridos unos años, la masa arbustiva ha desarrollado un volumen excesivo. Habrá que controlar el volumen de la masa arbustiva para que no rompa la escala del conjunto del jardín.

2. Molestias: También se puede dar un problema de escala o ubicación incorrecta durante la plantación, como puede ser que un arbusto esté demasiado cerca de ventanas, caminos, vecinos... lo que hace necesaria la poda para reducir su tamaño y adaptar el arbusto a un tamaño más adecuado.

3. Potenciar la floración: La floración de muchos arbustos puede ser controlada a través de la poda, consiguiendo, de esta forma, floraciones de calidad, promoviendo fuertes golpes de floración o, bien, menos flores más grandes.

prolongar la floración de la daliaCómo prolongar la floración de las dalias

4. Potenciar la intensidad de color de la corteza: El atractivo de algunos arbustos (Cornus sp., Salix sp...) reside, en gran parte, en las atractivas coloraciones intensas de sus cortezas. La coloración de la corteza depende, en gran medida, del vigor de la rama en cuestión. La intensidad del color de la corteza se consigue con una poda severa al final de cada temporada.

5. Potenciar la fructificación: los árboles frutales se podan con el fin de lograr fruta de calidad. Es importante equilibrar el árbol con la poda, lo que se traducirá en la creación del número adecuado de frutos, en calidad y tamaño óptimos.

6. Falta de vigor: Ciertos arbustos requieren muy buenos suelos para desarrollarse correctamente. Cuando la tierra no reúne las condiciones para un crecimiento vigoroso del arbusto, hay que podarlo para evitar crecimientos raquíticos.

7. Setos: los setos formales han de ser podados regularmente, si no pierden su denso follaje y forma, generándose calvas que desfiguran su atractivo y funcionalidad.

9. Topiaria: Los arbustos esculpidos bajo múltiples formas caprichosas requieren que realicemos una poda regular para evitar que estos pierdan la forma preconcebida y acaben degenerando y perdiendo su valor ornamental.

10. Problemas de salinidad: Una fuerte plaga o enfermedad puede debilitar o dañar un arbusto: una poda selectiva elimina las partes más afectadas no recuperables y ayuda a revitalizar el arbusto afectado.

Tipos de poda

Poda de formación

Es la poda que efectuamos tanto a árboles como a arbustos en sus estados más jóvenes con el fin de crear una forma o estructura concreta.

Previamente, debemos establecer cuál es la forma correcta que daremos al árbol o arbusto y se irán eliminando las ramas no deseadas.

Poda de formación de árboles frutalesPoda de formación en árboles frutales

En caso de querer formar estructuras complejas, nos serviremos de guías tanto metálicas como de madera donde iremos fijando las ramas seleccionadas.

Poda de pinzamientos

Los pinzamientos son los cortes de ramas tiernas que se efectúan rebajando los brotes entre cinco y diez centímetros, con el fin de rebajar el volumen de la planta y provocar el desarrollo de nuevas ramas laterales que aportarán densidad y opacidad al arbusto o árbol.

El número de pinzamientos que requerirá un arbusto o árbol estará directamente relacionado con el vigor de la planta a podar.

En caso de ser muy vigorosas, requerirán gran número de pinzamientos al año y, a las poco vigorosas de crecimiento lenta será suficiente realizarles un único pinzamiento anual.

Poda de saneamiento

La poda de saneamiento consiste en eliminar las ramas secas y rotas de los árboles.

La retirada de estas ramas dañadas es necesaria ya que con el tiempo la presencia de las ramas secas y rotas pueden resultar un peligro pues presentan un alto potencial de caída y, por tanto, pueden provocar daños materiales y personales.

Poda de fructificación

Se realiza a los árboles frutales y consiste en realizar una poda, dependiendo de la especie de árbol frutal a podar, con el objetivo de equilibrar el número de yemas de flor con el número de yemas de madera, partiendo del principio de una pieza de fruta requiere cuarenta hojas maduras para desarrollar un tamaño adecuado y de calidad.

Adecuando este principio a cada especie de árbol frutal, habrá que realizar la poda acorde para la obtención de frutas de tamaño y calidades óptimas.

Poda de rejuvenecimiento

Las plantas que no han tenido un seguimiento y han sido abandonadas con el paso del tiempo han podido desarrollar un excesivo y anárquico volumen.

poda de los geranios¿Cómo y cuándo se podan los geranios?

En estos casos, puede ser que la planta descuidada se nos haya ido de escala y por tanto resulta necesario realizar un poda de rejuvenecimiento.

Reduciremos primeramente las ramas secas y entrecruzadas, eliminando las ramas más envejecidas y debilitadas. Los cortes de ramas gruesas los realizaremos respetando una guía tirasavias.

Poda tras la floración

Muchas especies de arbustos florecen sobre yemas viejas a principios de primavera. Si podamos estos arbustos durante los meses invernales, reduciremos considerablemente el número de yemas de flor y por tanto la floración no será tan espectacular.

En este tipo de arbustos de explosión floral primaveral realizaremos la poda necesaria una vez se haya marchitado la floración, pero antes de que las yemas de madera se activen y comiencen a desarrollar.

Poda de floración

La plantación de muchos arbustos la realizamos con el fin de obtener el máximo de floración.

Este es el caso de arbustos como las hortensias y los rosales. Para obtener una floración de calidad es necesario podar estos arbustos anualmente.

La poda diferirá en cada especie, siendo necesario saber cuáles son los requerimientos de poda de cada arbusto.

Una vez conocido todo estos aspectos , estamos seguros de que os servirá de ayuda este calendario de poda, una guía práctica para según el tipo de plantación. ¡Esperamos que os sea útil!

Tags relacionados poda técnicas