Hogarmania.com
Hogarmania.com

Más

¿Por qué muerden los hurones? Te contamos qué hacer para que dejen de hacerlo


Los hurones son animales muy traviesos y bastante mordiscones, por lo que es normal que recibas un mordisco de vez en cuando. ¿La razón?

En este artículo te lo contamos en detalle y te facilitamos unos trucos para conseguir que dejen de morder. ¡No os lo perdáis!

Los hurones son animales muy activos, curiosos y revoltosos. Es por ello que en muchas ocasiones, los hurones que viven en casa como mascota suelen morder. Y aunque su carácter depende de su forma de ser y de las circunstancias donde se hayan criado, existen también ciertas características que comparten como carácter general.

A continuación te contamos cuáles son los motivos principales para que un hurón muerda y algunos trucos para que dejen de hacerlo. ¡No pierdas detalle!

Razones por las que los hurones muerden

Son muy brutos

Los hurones son animales muy brutos y exagerados y sus juegos siempre se basan en peleas y mordiscos, sobre todo cuando son crías.

Además son animales de costumbres jerárquicas por lo que "dejar claro quién es el que manda" es una de sus cuestiones principales, y lo aplican tanto a su forma de ordenamiento como cuando simplemente están jugando.

Tienen la piel dura

Los hurones tienen la piel muy dura, así que casi no sienten dolor con los mordiscos que se pegan en sus juegos y batallas. Pero claro, nosotros los humanos no tenemos la piel tan dura...

Dos hurones jugando y dándose mordiscos
Los hurones siempre juegan a pegarse y morderse.

Lo hacen cuando sienten miedo

Los hurones muerden cuando están asustados o sienten miedo porque están en un entorno que desconocen, que no les gusta o porque no nos conocen. Si alguna vez has tenido roedores esto también te sonará familiar.

Por frustración

Los hurones son animales que no pueden vivir encerrados la mayor parte de su tiempo. Debemos dejarles caminar, corretear y jugar por casa, además de sacarlos a pasear. Si no tenemos en cuenta sus necesidades básicas el hurón se frustrará y empezará a adoptar un carácter esquivo y agresivo donde el mordisco esté prácticamente asegurado.

Dejarles caminar y correr por casa (controlando que no haya nada que pueda hacerles daño o que puedan ingerir) hará que en poco tiempo tengan ganas de descansar y se echen a dormir en cualquier rincón (¡y pueden llegar a dormir 18 horas!).

Hurón paseando con arnés por el parque
Debemos sacar a pasear a nuestros hurones por zonas verdes.

Como principal herramienta de defensa

Aunque los hurones tienen unas garras bastante potentes y un cuerpo escurridizo, también tienen una mandíbula bastante desarrollada para su pequeño tamaño (recordemos que son carnívoros) así que su principal herramienta de defensa son sus dientes.

Por los olores

Los hurones tienen una vista muy pobre pero un olfato muy desarrollado (al que además, complementan con sus bigotes) y son muy sensibles a los olores. Tanto si les gusta mucho como si les recuerda al olor de una presa, el hurón puede intentar mordisquear después de olernos.

Si hemos tocado previamente a un gato, perro o roedor, el hurón va a identificar que nuestra mano huele a otro animal y es posible que intente mordisqueárnosla.

Hurón olisqueando un perro
A los hurones les encanta olisquearlo todo, incluso a sus compañeros perrunos.

Si desaparece su juguete

Se trata de una característica graciosa pero cierta... Debemos de tener en cuenta que los hurones son unos pequeños ladronzuelos. Si no les proporcionamos un juguete que les guste estos cogerán un objeto o más al azar y lo harán suyo y lo esconderán por algún rincón.

Si cogemos ese objeto, nos lo llevamos y nuestro hurón ve que ya no está donde él lo dejó probablemente se enfade y tienda a mordernos.

Lo de ser un ladronzuelo viene de "familia" ya que los mapaches también son amigos de lo ajeno y pertenecen a la familia de los prociónidos, la más cercana a los mustélidos.

En este artículo sobre regalos para mascotas podrás encontrar varias ideas para adquirirle a tu hurón. ¡Serán perfectos para que juegue y se mantenga entretenido!

Por un fuerte vínculo con su compañero humano

El hurón crea un vínculo muy fuerte con la persona que se encarga de él, de sus necesidades y de darle cariño.

Este fuerte vínculo será beneficioso para la persona a la que el hurón respeta y quiere... pero no tanto para esas visitas que se acercan simpáticas a saludar a ese pequeño y alargado mustélido de ojos vivaces.

El hurón se mostrará receloso con las personas que no conoce y es posible que intente morderlas.

Hurón demostrándole cariño a su dueña
Los hurones crean un vínculo muy fuerte con la persona que le cuida.

Cómo evitar que el hurón nos muerda (consejos y trucos)

Las claves para que un hurón deje de morder son similares a las que aplicaríamos a un roedor. Debemos imponer ciertas normas y, en el último caso un castigo que implique un pequeño aislamiento.

En ningún caso deberemos ser agresivos con nuestro hurón porque eso hará que el hurón se enfade o asuste y no servirá de nada. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para que tu hurón no muerda.

Soplarle la nariz

Este es un truco muy útil también para los roedores, especialmente para los hámsters. Soplarle en la nariz le resultará incómodo y además lo entenderá como una orden de lo que no debería haber hecho.

Darle golpecitos en la nariz

Darle tres golpecitos suaves en la nariz y alternar estos con los soplidos cuando ha hecho algo mal. Esto también será muy útil y eficaz para que deje de morder.

Morrito de hurón olfateando
Unos golpecillos en su nariz harán que deje de morder.

Cogerle del pliegue del cuello

Agarrarle del pliegue del cuello sería el castigo que, de forma salvaje, impondría su madre si éste se portara mal siendo una cría. De esta forma vamos a hacer que nuestro hurón se relaje y pare de hacer lo que está haciendo.

De hecho, puede que incluso le entre sueño. Agarrarle del pliegue del cuello es algo similar a un "ya basta".

No esperar a regañarle

Si debemos regañarle debemos hacerlo en el momento en el que se ha comportado mal, no más tarde ni antes de que lo haga. Esto también es aplicable a otros animales.

Darle cariño

Darle cariño y prestarle atención a nuestro hurón hará que éste nos tenga respeto y no quiera lastimarnos. Si nos muerde será porque esté jugando, y aunque no debe hacerlo, al menos no será porque se sienta atacado o nos tenga miedo.

Esto también sucede con los felinos que nos demuestran que nos quieren de distintas formas (maneras que nunca sospecharíamos).

Repetir "no", "eso no" o "eso está mal"

Repetirle este tipo de palabras o frases cuando estamos aplicando alguna de estas órdenes nos dará autoridad y hará que el hurón nos respete más.

Hurón durmiendo con la lengua fuera
¡Son unos dormilones! Porque gastan mucha energía.

No tenerle miedo

Los hurones son animales muy inteligentes y pueden detectar si tenemos miedo y aprovecharse de la situación. Tengamos en cuenta que les encanta imponer su mando así que si ven que pueden mandar ellos lo intentarán. Debemos hacernos respetar y enseñarles que ahí también mandamos nosotros, al igual que cuando debemos educar un perro para evitar malos comportamientos.

Esto es aplicable también a roedores que son mordiscones por naturaleza (hámsters y ratas generalmente). En este caso pasaremos de poder cogerlos sin que nos hagan ningún rasguño (si lo hacemos con seguridad) a atraparlos con torpeza y llevarnos más de un bocado (si lo hacemos con miedo y sin tranquilidad).

Aislamiento

Si vemos que los mordiscos no cesan pese a las anteriores órdenes pasaremos a algo más rotundo y que no le gustará nada: aislarle en el trasportín.

Si tu hurón está jugueteando y divirtiéndose por casa y te muerde, castígalo media hora aproximadamente en el transportín. Esto no le gustará nada porque él quería jugar y divertirse, así que se pensará dos veces si morderte la próxima vez.

Dos hurones saliendo de su transportín
Utilizaremos el transportín para castigarles, nunca la jaula.

Paciencia

¡Ten paciencia! Tu hurón no va a dejar de morder de un día para otro porque nadie aprende las normas tan rápido. Debemos dejarle un poco de tiempo, que vaya comprendiendo que lo que hace no esté bien y aprenda a divertirse sin clavarnos esos pequeños pero afilados dientecillos.

Hurón contento entreteniéndose
Los hurones tienen mandíbula de animal carnívoro, nada que ver con un roedor.

Tags relacionados animales domésticos hurón