Objetos

Cómo esterilizar tarros para conservas

Cómo esterilizar tarros para conservas

Autor:

A continuación os explicamos cómo esterilizar tarros para conservas, un paso que no debemos saltarnos para asegurarnos la buena conservación de los alimentos.

Antes de explicar el proceso de esterilización de tarros o botes para conservas es importante saber qué bote elegir para la ocasión. Una de las mejores opciones es reutilizar o comprar tarros de cristal de boca ancha, aunque también se pueden utilizar recipientes cerámicos. También debemos tener en cuenta la capacidad del mismo, puesto que los botes o tarros deberán llenarse hasta arriba y no se pueden conservar si están a medias.

Para esterilizar los tarros para conservas seguiremos lo siguientes pasos.

1. Separa las tapas de los botes o tarros y aclara todas las piezas. 

2. Introduce las tapas en una cazuela con agua y pon a hervir durante 5 o 10 minutos. 

3. Una vez hervidas las tapas colócalas sobre un paño de algodón limpio y deja que se sequen. 

4. Ahora introduce los botes, al ser posibles todos del mismo tamaño, en una cazuela con un trapo de algodón al fondo. 

5. Llena la cazuela u olla de agua hasta cubrir todos los tarros o botes. 

6. Deja hervir durante 30 minutos. 

7. Una vez hervidos colócalos sobre un paño de algodón limpio bocabajo y deja que se sequen. 

También es recomendable esterilizar todas las herramientas que vamos a utilizar en el proceso como cucharas, tenedores, cuchillos… para asegurarnos después la óptima conservación de los alimentos.

Segunda esterilización

La segunda esterilización de los botes o tarros de conservas se produce cuando ya hemos preparado la conserva y hemos introducido el alimento en el frasco. Así, introducimos de nuevo los tarros sin cerrar en una olla y los cubriremos con agua dos tercios. 

Dejamos que se cuezan durante 5 o 10 minutos, tomando la precaución de que no entre agua en la conserva. Después es el momento de cerrar los tarros, añadir agua hasta el borde y “cocinar” a fuego lento durante 20 minutos. Por último, los dejamos enfriar sobre un trapo y los etiquetamos correctamente.