Hogarmania.com
Hogarmania.com

Rostro

Cómo limpiar y cuidar la piel grasa (con tendencia al acné)


La piel grasa o piel seborrea es un tipo de cutis que se caracteriza por producir un exceso de sebo. Su aspecto suele verse brillante en las áreas más centrales del rostro (la zona T) y presenta también granitos o acné.

Descubre qué características tiene la piel grasa, cómo cuidarla y, muy importante, cómo limpiarla.

¡Sartenazo! Es con esta palabra con la que podríamos describir a las pieles grasas y con tendencia al acné. Y es que este tipo de cutis sufre un exceso de grasa debido a la sobreactividad de las glándulas sebáceas.

La causa más habitual es el descontrol hormonal, pero hay otros agentes externos que también influyen y que pueden controlarse para mantener un cutis liso y luminoso.

Si este es tu tipo de piel, debes saber qué lo causa, cómo controlar la producción excesiva de sebo y cómo cuidarla.

Características de la piel grasa del rostro

Los productos tienen que ser suaves y sin alcohol, específicos para este tipo de pieles.

Características de la piel grasa

Todas las pieles producen grasa de forma natural para evitar la resequedad. Sin embargo, en algunos cutis esa producción de grasa se descontrola hasta el punto de presentar un aspecto más húmedo y brillante.

Y es que la principal característica de la piel grasa es que presenta brillos en las zonas centrales del rostro como son la frente, la nariz y las mejillas. Si sólo presenta brillos en frente y nariz mientras que las mejillas y barbilla están secas o normales, lo más posible es que tu piel sea mixta.

Ahora bien, la piel grasa o seborreica presenta las siguientes características o síntomas:

  • 1. Presenta poros dilatados y puntos negros.
  • 2. Presenta granos como barros y comedones.
  • 3. Dermis húmeda y brillante en la frente, nariz y mejillas. Al tacto, puede sentirse la capa de grasa.
  • 4. Sensación de piel sucia. Normalmente, este tipo de pieles necesitan bases de maquillaje especiales y mates.
  • 5. Tendencia al acné. Este tipo de dermis es sensible y susceptible al acné.

¿Qué causa la piel grasa?

Ahora bien, es importante comprender qué factores causan que una piel sea grasa, es decir, por qué una piel es grasa o seborreica:

Cambios hormonales. Las hormonas inciden en la piel de muchas formas y, una de ellas, es que un desequilibrio hormonal puede provocar que una piel se vuelva grasa y genere acné.

La alimentación. Somos lo que comemos y consumir de forma excesiva carbohidratos procesados, grasas trans, azúcares y productos lácteos, hará que tu piel sea grasa.

Exceso de limpieza. Si abusas de la exfoliación o utilizas un producto muy fuerte podrías incurrir en un grave error, que es eliminar completamente el sebo natural que necesita tu cutis.

Cosméticos. Utilizar una base de maquillaje con base oleica obstruye los poros, dan brillos y causan acné. Si no sabes qué base utilizar, te enseñamos las 7 mejores bases de maquillaje para pieles grasas. ¡100% recomendables!

Otros factores que causan la piel grasa son la genética y algunos medicamentos. Pero, no todo es malo. La buena noticia de la piel grasa es que presenta menos arrugas a medida que envejece.

Limpieza facial para la piel grasa

La seborrea también puede producirse en el cuero cabelludo, haciendo que el cabello luzca grasoso y pegajoso.

Cómo limpiar la piel grasa

Ahora que ya conoces las características de la piel grasa, es muy importante que sepas crear o adaptar tu rutina de skincare a ella. Para ello, debes aprender cómo y cuándo limpiarla.

Por ejemplo, lo más recomendable es que limpies tu rostro por la mañana y por la noche. Si haces deporte a diario, también te aconsejamos que lo limpies antes y después del ejercicio, puesto que una piel grasa atrapa la suciedad y las bacterias con más facilidad.

Rutina de skincare para la piel grasa

Una buena rutina de limpieza, hidratación y tonificación facial hará que tu piel luzca tersa, suave y, ¡sin brillos! Toma nota de esta rutina de limpieza facial especial para las pieles grasas o seborreicas.

1. Limpia tu rostro. A la hora de limpiar tu rostro, utiliza productos que sean neutros y respeten el PH de tu cutis. Y es muy importante que lo limpies siempre a primera hora de la mañana (por la noche la piel sigue produciendo sebo) y antes de irte a la cama.

Lo mejor es optar por geles y jabones dermatológicos que consiguen una limpieza completa suavizando el cutis. Aplícalos masajeando con la yema de los dedos.

2. Tonifica tu rostro. Tras limpiar tu rostro, es muy importante que la tonifiques. El tónico ayuda a eliminar los pequeños restos de impurezas que han quedado en tu piel y, además, ¡ayudan a cerrar los poros!

Es aconsejable utilizar un tónico sin alcohol después de desmaquillarse para eliminar impurezas, restablecer el PH de la piel y facilitar la penetración de las cremas que se vayan a usar con posterioridad.

3. Hidrata tu cutis. Las cremas hidratantes que utilices deben tener principios activos acordes con tu edad y estar libres de aceites. De lo contrario, podrían obstruir tus poros. El formato también es determinante, será mejor una loción en gel que una crema al uso, puesto que las primeras se absorben mejor que las segundas. Los ingredientes a tener en cuenta son: vitamina E, vitamina C o algas marinas.

4. Exfolia tu piel. ¡Pero no a diario! Las exfoliaciones debes hacerlas dos veces por semana o 1 vez por semana si tu piel es mixta. Con una buena exfoliación, por ejemplo con una mascarilla de arcilla verde, nos aseguramos de remover la capa más superficial de la piel y acabar con todo el sebo acumulado.

Con una buena exfoliación reduciremos los brillos y la textura grasa que pueden resultar tan antiestéticos.

5. Utiliza un serum. Un buen suero facial para la piel grasa debe contener aceites vegetales que no dejen residuos y sean ligeros. Si su ingrediente principal es el ácido hialurónico, ¡mucho mejor! Recuerda, los sueros ayudan a reducir el tamaño del poro, los problemas de acné y puntos negros.

6. Utiliza protector solar. No importa qué tipo de piel tengas, utiliza siempre un protector solar facial. Además de proteger tu rostro de la luz solar, los protectores solares son ideales para hacer frente a la polución y al envejecimiento prematuro.

7. En el maquillaje. A la hora de utilizar una base de maquillaje, asegúrate de que no contenga aceites. Si optas por una BB Cream o CC Cream para un acabado natural y libre de imperfecciones, échale un vistazo a las 8 mejores CC Creams del mercado, ideales para este tipo de piel.

Cómo cuidar la piel grasa

Mantener una piel perfectamente limpia cada día es otra medida indispensable en estos casos para evitar que el exceso de sebo obstruya los poros.

Cuidados de la piel grasa

Estos son algunas recomendaciones para cuidar la piel grasa:

  • A la hora de maquillarse, es fundamental utilizar una base hidratante que no contenga grasa. Para corregir las imperfecciones y los granos, hay que utilizar un buen corrector.
  • Una vez a la semana es conveniente aplicar un exfoliante que limpie en profundidad, así como una mascarilla purificante para cerrar los poros.
  • Cuida tu alimentación. Una dieta rica en azúcares, lípidos o fritos fomenta la producción de grasa. Por ello, es aconsejable llevar una dieta sana y equilibrada, tomar muchas frutas y verduras, evitar los fritos y todos aquellos alimentos ricos en grasas y azúcares.
  • Hidrátate. También es recomendable aumentar el consumo de agua y zumos en la dieta.
  • Protégete del sol. El sol y calor, contribuyen a estimular la actividad de las glándulas sebáceas debido al aumento de la sudoración. Es muy importante utilizar una crema protectora específica para este tipo de pieles y evitar la exposición solar en las horas más calurosas del día.