Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Ambiente

¿Cómo evitar la condensación en las ventanas?


¿Sabías que la condensación se da cuando el aire húmedo entra en contacto con una superficie más fría? Por esta razón, es más común ver este fenómeno en invierno y verlo en nuestras ventanas.

Y es que si las ventanas se encuentran a una temperatura ambiente en el interior, pero en el exterior las temperaturas son muy bajas, contrastan en el vidrio y el perfil, y es cuando pueden aparecer las condensaciones. Un efecto que si no se controla y trata correctamente puede llevar a un problema de transpiración en la vivienda.

Además, de aparecer humedades incómodas e insalubres en nuestra casa. En este artículo te queremos dar algunos consejos de cómo evitar la condensación en la ventanas:

1. Ventilar la vivienda

La condensación se genera al realizar acciones tan normales como darnos una ducha caliente, abrir la puerta del horno caliente o hervir agua en una olla, entre otras cosas. Cuando ocurre este tipo de fenómeno, suele ser también, por factores condicionantes como, por ejemplo, la zona geográfica donde vives o la orientación de tu vivienda. Por este motivo, es importante que ventiles tu casa para que pueda renovarse el aire y regularse la temperatura interna.

Abrir las ventanas durante un máximo de 10 minutos al día y contar con sistemas de ventilación hace que se reduzca el riesgo de que se empañen los cristales y la generación de humedad.

Además, de todo esto, el tipo de ventana que tengamos en nuestra vivienda, también juega un papel diferenciador. Si eres de los que cuenta con ventanas relativamente antiguas, este fenómeno se dará con cierta regularidad y el riesgo de sufrir humedades es mucho mayor.

Cómo evitar la condensación en ventanas

2. Contar con extractores y/o deshumidificadores en casa

Si ya de por sí tu vivienda viene con un historial, o es propensa a tener humedades en las paredes y los cristales se empañan con gran facilidad, te recomendamos que puedas instalar algún tipo de sistema de extracción o máquina deshumidificadora para eliminar la humedad. Gracias a ambos sistemas, conseguirás disminuir la condensación y aumentar tu confort térmico y bienestar.

Cómo evitar la condensación en ventanas

3. Controla la temperatura media de tu vivienda

Ya hemos dicho que la condensación aparece cuando se genera una gran diferencia de temperatura entre el exterior y el interior de tu vivienda. Por ello, te recomendamos intentar mantener una temperatura ambiente media, por encima de los 17º, pero sin que exista un calor excesivo para evitar el choque de temperaturas.

Para poder controlar esto, puedes optar por tener un termómetro que mida la temperatura de la vivienda. Incluso, los mismos termostatos de tu sistema de calefacción pueden controlar la temperatura ambiente.

4. Renovar el perfil de las ventanas o vidrios de tu casa

Si eres de lo que cuenta con ventanas antiguas o un perfil de tipo metálico, el riesgo de tener condensación y humedad en casa es muy alto. ¿Sabías que con un cerramiento de PVC, la condensación deja de ser un problema? Y es que el PVC es un material no conductor, que aísla y no genera los puntos fríos, sobre la superficie.

Pero no solo eso, y es que según el tipo de cristal que tengan nuestras ventanas, podremos asegurarnos un mejor control de la condensación. En este caso, los acristalamientos dobles o vidrios de baja emisividad te ayudarán a reducir considerablemente la pérdida de calor y, paralelamente, favorecerá un clima templado en el interior de tu vivienda.

Cómo evitar la condensación en ventanas

Como ves, tanto el perfil como el vidrio de nuestras ventanas tienen papel importante en lo que respecta a la condensación. Para finalizar te queremos darte algunas claves a nivel técnico de las características de los diferentes tipos de vidrios, en relación a la generación de condensación:

  • Un vidrio simple con un perfil normal o de baja calidad, puede generar un grado alto de condensación si nos encontramos en zonas donde se den temperaturas muy bajas. Además, a mayor contraste de temperatura entre el interior y el exterior, menor índice de visibilidad y transparencia.
  • Una ventana con doble acristalamiento, en la que una de las hojas de vidrio que complementa es de baja emisividad, la condensación que se pueda producir será mucho menor que un vidrio simple. Aún así, puede ser que se genere condensación en el interior de la cámara, en la hoja interior o en la hoja exterior. Algo casi inapreciable.
  • En el caso de que el perfil si sea de calidad pero el vidrio no tanto, se puede dar condensación. En este caso, el nivel de impermeabilidad del marco y la ventilación interna son decisivos.