Cuerpo

Jabón natural de manzanilla y caléndula

Jabón natural de manzanilla y caléndula

Autor:

Os mostramos cómo hacer un jabón natural de manzanilla y caléndula; una suave pastilla de jabón de efecto calmante para pieles delicadas.

Los efectos calmantes de la caléndula y la manzanilla se combinan con el suave aceite esencial de onagra en este suave jabón. Esparce algunas flores desmenuzadas sobre la superficie del jabón mientras esté cuajándose para darle un toque decorativo.

Ingredientes para hacer jabón natural de manzanilla y caléndula

Para 16 pastillas:

  • 300 ml de aceite de oliva barato.
  • 175 ml de aceite de coco.
  • 120 ml de agua hervida o destilada fría.
  • 60 g de sosa cáustica (cristales de hidróxido sódico).
  • 2 cucharaditas de aceite macerado de caléndula.
  • 1 cucharadita de aceite de onagra.
  • 25 gotas de aceite esencial de manzanilla.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda.
Elaboración del jabón natural de manzanilla y calédula
  • Pon la misma cantidad de aceite de oliva y aceite de coco en un cazo y caliéntalos a fuego suave, sin parar de batir, hasta que la temperatura alcance los 60 grados.
  • Para la mezcla de sosa caústica, pon en un recipiente de acero inoxidable o de cristal con agua en el fregadero por si su contenido rebasa al añadirle la sosa caústica. Debe llevar unas gafas protectoras, guantes y delantal. Agrega la sosa al agua y vete removiendo con una cuchara de palo hasta que los cristales se hayan disuelto. Hay que añadir siempre la sosa al agua y nunca al revés. Déjalo enfriar.
  • Vierte la sosa fría sobre la mezcla caliente de aceites del cazo y remueve con una cucharada de palo hasta que estén bien mexclados. Luego bátelo con una varilla metálica durante 20 segundos. Su consistencia debe ser parecida a la de las natillas, de modo que si trazamos una línea en la superficie, se vea. Agrega los aceites esenciales,. Pasa la mezcla a un molde cuadrado de 23 cm de lado y 5 cm de profundidad engrasado con aceite de oliva. Cubre con un paño y déjalo asentar durante 24 horas.
  • Cuando ya se pueda manipular sin que se rompa, desmolda el jabón con las manos debidamente protegidas con guantes de goma y corta als pastillas con un cuchillo o un cortador de quesos. Disponlas en una fuente y déjalas secar hasta que se pongan duras, tardarán varias semanas.
  • Durante este período el el valor pH del jabón puede haber bajado, lo que le hace más neutro y, por tanto, más suave. Sobre la superficie de la pastilla de jabón se irán segregando residuos blanquecinos que puede eliminar si lo deseas. El jabón seguirá secándose durante varios meses, según el clima, pero la reducción de pH se detiene y estabiliza al cabo de una semanas. Comprueba que el pH del jabón obtenido antes de usarlo (debe estar entre 10-10,5).