Hogarmania.com
Hogarmania.com

Consejos

Razones por las que deberías sanear tu pelo y cómo hacerlo


Después de unas merecidas vacaciones con sol, playa y piscina, nadie se libra de las puntas abiertas y secas en el pelo. ¿Es el momento perfecto para sanear las partes más estropeadas tu melena?

La respuesta es un rotundo sí, pues cortar las puntas secas y abiertas contribuye a un crecimiento sano y fuerte del cabello, además de evitar el temido "efecto cremallera".

Dentro de todos los bulos y falsos mitos que se crean en torno a la belleza, el de sanear el pelo se lleva la palma de oro. Y esto se debe a que tememos acudir a la peluquería, pedir "cortar solo las puntas" y, por desventura, acabar perdiendo el largo de nuestra melena.

De hecho, la expresión "sanear el pelo" se percibe como un corte de pelo al uso y no como un corte regenerativo que evita el "efecto cremallera" en el cabello.

Pero, ¿qué es exactamente sanear el pelo? ¿Implica siempre la necesidad de cortar más que las puntas? En primer lugar, deberías saber que todas las melenas necesitan ser saneadas cada cierto tiempo, tengan o no tratamientos químicos encima.

Y, en segundo lugar, es necesario que percibas el término "sanear" como un acción que contribuye a un crecimiento sano del cabello. Es decir, cortar las puntas abiertas y secas del pelo (se denomina tricoptilosis en medicina) limpia y delimita las zonas más envejecidas de la melena.

No hacerlo tiene consecuencias negativas para su salud, pues contribuye a un deterioro ascendiente, es decir, con el tiempo las puntas abiertas irán abriéndose paso entre la fibra capilar. En definitiva, la irán rompiendo y volviendo más frágil.

Razones por las que deberías sanear tu pelo y cortar las puntas abiertas y secas

5 vitaminas para un cabello fuerte y bonito.

¿Qué pasa si no te cortas las puntas abiertas del pelo?

Un mito muy extendido entre los salones de peluquería es que la mayoría de las clientas piensan que, cuando piden cortarse las puntas abiertas y secas, perderán el largo de su melena. Y esto es falso, pues sólo ocurre en casos muy extremos. Por ejemplo, puede suceder cuando el cabello está excesivamente quemado por decoloraciones, tintes y alisados diarios o permanentes como el alisado japonés.

Además, se debe tener en cuenta que el cabello también se enfrenta a cientos de agentes externos. Por ejemplo, factores como la contaminación, la humedad y la sequedad ambiental, sumado al estrés cotidiano, hacen que el cabello se estrese y luzca seco, envejecido y sin vida.

A estas alturas te preguntarás, ¿acaso el pelo envejece? El cabello también envejece y este envejecimiento se visualiza sobre todo en las puntas, pues es la parte más "vieja" de una melena. ¿Las tienes abiertas y secas? ¡Tu pelo te está pidiendo a gritos una solución!

4 razones para sanear el cabello

Entonces, tenemos 4 razones poderosas para sanear el pelo:

  • 1. Las puntas secas y abiertas son la parte más envejecida del pelo, por lo cual se encuentra debilitado y con una cutícula porosa (es decir, se rompe con facilidad).
  • 2. Los productos y tratamientos químicos como tintes y decoloraciones debilitan y deshidratan la fibra capilar, lo cuál hace que las puntas se vean más secas y maltratadas.
  • 3. El uso frecuente de planchas y tenacillas resecan y deshidratan la cutícula del pelo, en especial, de las puntas. En casos extremos, el uso diario de planchas puede incluso romper cabellos finos y quebradizos.
  • 4. Factores ambientales como el sol, la cal del agua y el salitre del mar afectan enormemente a la salud del cabello.

En definitiva, el cabello está sometido a una gran cantidad de factores que hacen que pierda brillo, color y textura. Un saneamiento a tiempo hará un pequeño reset en su salud. Ese "borrón" propiciará un crecimiento fuerte y saludable.

Si te tiñes, te decoloras y utilizas champús con sulfatos, parabenos y siliconas, ten por seguro que tu pelo tenderá a resquebrajarse, caerse y lucir seco y maltratado por las puntas. Eso sin contar con que el estrés y la ansiedad de no tener un pelo bonito y fuerte, propician, en gran medida, la caída prematura del cabello.

Entonces, ¿debo dejar de teñirme y hacerme mechas para evitar las puntas secas y abiertas? En absoluto. Puedes lucir una melena potente, colorida y llamativa siempre y cuando lo cuides como es necesario. Por ejemplo, para cabellos con mechas es recomendable una hidratación profunda del cabello al menos una vez por semana.

Estas hidrataciones las puedes conseguir fácilmente con mascarillas caseras de productos regenerativos como el arroz, el aceite de coco o el aceite de argán. Si por el contrario, tienes el cabello fino y seco, procura usar champús sin sulfatos, parabenos y siliconas.

Sanear el cabello para que crezca fuerte y sano

Cuando las puntas se abren de debe a que son las partes más débiles y envejecidas del cabello.

Frenar el efecto cremallera

Una de las preguntas más frecuentes a la hora de sanear es: ¿Me crecerá el cabello más rápido? La respuesta es muy simple: No. De hecho, es un mito pensar que el pelo crece más rápido cuándo se sanean las zonas más estropeadas.

La acción de cortarse las puntas abiertas y secas frena el "efecto cremallera" que, a fin de cuentas, es un efecto que acaba rompiendo toda la fibra capilar. Sucede como con las plantas y su poda: es necesario para que la planta continúe creciendo sana y hermosa.

En este sentido, el cabello necesita un pequeño empujón para seguir creciendo de forma saludable. Si tienes las puntas secas, sin vida ni brillo, es el momento de cortarlas y prescindir de todas las franjas dañadas.

Por otra parte, si no quieres perder el largo de tu melena, ¡estás de suerte! También es posible sanear el pelo sin cortarlo. ¡Veamos cómo!

¿Es posible sanear el pelo sin cortar?

Sanear el pelo sin cortar también es posible. En este caso, dependerá de en qué estado se encuentre tu melena. Por ejemplo, si notas las puntas más secas que de costumbre, ¡ponte manos a la obra! Opta siempre por productos que tengan como objetivo revitalizar la melena.

Siguiendo la línea, existe una gran cantidad de productos que regeneran la fibra capilar de raíz a puntas. Por lo general, son productos naturales que contienen aceite de coco, aceite de argán o son tratamientos como el botox orgánico, el lifting capilar, la velaterapia o la bioplastia.

Por otra parte, ¿acabas de hacerte unas mechas o un alisado permanente? ¡Cuídate! Estos son solo algunos consejos para sanear la melena sin cortarla:

  • Utiliza mascarillas regenerativas (caseras o no) concentradas y con nutrientes como el aceite de jojoba, argán u oliva.
  • Recurre a los masajes capilares nutritivos que son aquellos que estimulan el crecimiento del pelo sin dañarlo.
  • Evita lavarte el pelo a diario, pues esto fomenta la resequedad.
  • Evita el uso constante de planchas y secadores. Y, si lo haces, procura utilizar protectores capilares antes del alisado o rizado.
  • ¡Aprende a peinarte! Usa cepillos de cerdas suaves o introduce los dedos en tu melena para desenredar las partes más complicadas.
  • Recurre a mascarillas o acondicionadores con queratina o vitamina B. Algunos de la marca Olaplex ¡son mano de santo!

Cómo sanear el pelo sin cortar: mascarillas nutritivas

¿Cada cuánto cortarse el pelo?

Ahora bien, el tiempo medio recomendado para sanear las puntas abiertas del cabello es de 3 meses. Si sueles cuidar tu melena con mascarillas regeneradoras y protectores capilares de calor, probablemente tu melena luzca más sana y tengas que cortar menos "dedos". Esto en el caso de que tengas una melena larga y voluminosa.

En el caso de que tengas el pelo corto, medias melenas o cortes en capas, deberás sanear las puntas con más frecuencia porque las puntas abiertas se notarán con más rapidez y podrían afectar de forma más negativa a tu melena.

A modo orientativo, estos son tiempos recomendados a la hora de sanear el pelo:

  • 1. Melenas largas con o sin tratamientos químicos: Cada 3 meses.
  • 2. Melenas medias con o sin tratamientos químicos: Cada 2 meses.
  • 3. Melenas cortas con o sin tratamientos químicos: Cada 6 semanas.
  • 4. Melenas cuidadas con mascarillas regeneradoras y protegidas ante los daños de las planchas y secadores: Cada 4 o 6 meses.

Ahora bien, seguro que te estarás preguntando si puedes sanearte el pelo tú misma en casa. Y la respuesta es ambigua: Sí y no.

Lo más aconsejable siempre será acudir a una peluquería y que se ocupe un profesional. ¿La razón? Quién mejor que un peluquero para valorar su estado, color, textura y la largura que se necesita cortar. Además, será la persona indicada para decirte qué tratamientos necesita tu cabello. ¿Hidratación, champús sin sulfatos o tintes vegetales? ¡Confía en tu peluquero y deja de ver tutoriales en YouTube!