Salud

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

El 28 se septiembre se celebra el Día Mundial de la Rabia, una enfermedad muy común en perros y que, además se puede transmitir a personas. Pero, ¿y los gatos? ¿la pueden padecer? ¡Descúbrelo en este artículo!

La rabia es una enfermedad infecciosa causada por un virus que ataca al sistema nervioso central y que se transmite de animales a personas. Suele ser común en perros y se contagia mediante la saliva en las mordeduras o arañazos. Pero, ¿son los únicos animales que lo pueden padecer?

Animales salvajes como los zorros, los mapaches y los murciélagos también pueden tener y transmitir esta enfermedad. Y no sólo ellos, nuestras mascotas felinas también pueden ser víctimas de ella y provocarles encefalitis, lo cual sería mortal.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

Y aunque esta enfermedad también puede presentar sus síntomas de manera muda, según un estudio de European Advisory Board On Cat Diseases, el 90% de los gatos rabiosos los suelen mostrar de forma furiosa.

A continuación te contamos cómo detectar la rabia felina en nuestra mascota y cuáles son los posibles síntomas.

1.- Prevención

Dado que es una enfermedad muy grave que provoca la muerte en nuestro felino, es muy importante prevenirle siempre con la vacuna temprana. Una vacuna que no sólo usan los perros, sino que los gatos también se la aplican anualmente como refuerzo tras aplicar la inicial en sus primeros cuatro meses de vida. Además, esta vacuna es una de las primeras prevenciones que suele realizar un veterinario cuando llega un gato callejero a su clínica. Por tanto, ¡No te olvides nunca de su vacuna!

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

2.- El contagio

En primer lugar, debemos tener claro que nuestro gato se puede contagiar mediante la mordedura o arañazo de otro mamífero infectado. Por ejemplo, son muy comunes las peleas entre machos por cuestiones de celo o simplemente, cuestiones territoriales. En esas situaciones, el virus se transmite por las heridas abiertas que se provocan o la propia saliva al bufarse uno a otro.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

3.- Comportamiento

Tras el contagio no mostrará ningún comportamiento extraño durante los primeros días puesto que el virus se estará incubando. Por lo que, según expertos de My Animals, sería asintomático en esa primera fase. No obstante, más tarde empezarán los cambios en su comportamiento y sus hábitos. Se mostrará más irascible y nervioso cuando le acaricies y no dejará que tengas ningún contacto con él. Además, se esconderá e intentará atacarte cuando te acerques.

Esto será fruto de la ansiedad y agresividad que experimentará a causa de la enfermedad contagiada.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

4.- Cambios físicos

Estos síntomas no suelen dejar ninguna duda de que nuestra mascota tiene la rabia. No sólo mostrarán conductas diferentes, sino que podrán tener fiebre o pérdida de apetito. Además, podremos observar que babea constantemente y no para de beber agua, cosa poco común en ellos. Otro aspecto más son los maullidos, puede que sean más largos de lo normal o simplemente sean diferentes. Por otro lado, otra pista es la desgana que puede presentar a la hora de lavarse, o directamente, dejar de hacerlo.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

5.- La fase de excitación

Según los expertos, se trata de una segunda etapa en la que el gato mostrará un peor comportamiento al del principio. Empezará a correr sin rumbo y se morderá a sí mismo, ya sea en la cola o en cualquier otra parte de su cuerpo. Además, cada vez será más agresivo, tendrá problemas de coordinación y convulsiones.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

6.- La fase paralítica

Se trata de la última fase que experimentará el felino antes de fallecer. Los síntomas serán más graves e irreversibles. En esta etapa tendrán dificultades respiratorias, asfixia y parálisis total o en alguna parte de su cuerpo. Además, se formará una especie de espuma en su hocico.

¿Es posible que mi gato tenga la rabia?

Desgraciadamente, no existe ninguna cura para la rabia felina. Por ello, la mejor manera de evitar que nuestro amigo felino se contagie es la prevención mediante la vacuna.

Además