Consejos

Protección térmica del cabello

Protección térmica del cabello

Autor:

Proteger el cabello del calor. El secador, las planchas de pelo y tenacillas son artículos de peluquería muy utilizados. Pero si quieres cuidar tu pelo, deberás tener en cuenta una serie de consejos para no dañarlo.

Es importante que evites usar el secador, tenacillas y planchas de alisado todos los días. El contacto directo del calor elevado con tu cabello pueden dañarlo, porque el pelo necesita descansar de los productos y calor que se aplica al hacer tanto el alisado como secado del pelo. Es recomendable tener un día y una noche de descanso entre uso y uso. Esto le dará a tu cabello el tiempo necesario para recuperarse.

Si tu pelo muestra señales de resequedad, es recomendable que uses un buen acondicionador, dejándolo actuar durante una hora para asegurar que penetre profundamente en el cabello.

Aplicar calor al cabello puede dañarlo causando puntas abiertas. Por eso, es importante usar un serum después del lavado para prepararlo al calor.

Intenta mantener las placas de las planchas de pelo en buen estado, asegurándote de que estén siempre limpias. Si las usas a menudo, compra una de cerámica. Ésta dañará menos tu cabello y minimizará el riesgo de estrés en tu pelo.

Y si tienes tu cabello muy dañado, acude a tu peluquería para que te realicen algún tratamiento capilar reparador.

El uso de planchas con placas es cada vez más popular. Si la usas con los tratamientos adecuados, tu cabello se mantendrá mucho más sano y bello. Hazte con cremas de protección contra el calor y bálsamos suavizantes. Muchos de estos productos también aumentarán el brillo de tu cabello.